AFP: Estoy en mis veintes, ¿qué tipo de fondo me conviene?

Enviado por Equipo Comparabien el Mar, 03/09/2019 - 09:45
Tu jubilación es un tema que debe estar sobre la mesa desde que eres joven, y uno de los puntos a considerar es el tipo de fondo en el que quieres que tu AFP te coloque.

Esperar a los últimos años de tu vida laboral para empezar a preocuparte por tu jubilación es un mal hábito. Y pensar que nada de lo que hagas hoy afectará tu pensión, es uno de los tantos mitos que rodean este asunto. Lo cierto es que mientras más joven empieces a velar por tus aportes y por todo lo que los rodea, podrás analizar mejor tus acciones y tomar decisiones que impacten positivamente tu jubilación, es decir, tendrás un retiro de lujo con una pensión por la que muchos matarían. Así que, es momento de tomar cartas en el asunto e informarte de todo lo que concierne a tu jubilación.

Si bien una de las decisiones más importantes tiene que ver con la AFP que elegirás, una vez que eso está hecho, no significa que no hay nada más por lo que debas preocuparte. Y aquí es donde conocer los tipos de fondos y todo lo que los rodea, te será de mucha ayuda.

¿Qué son los tipos de fondo y cuántos existen?
Básicamente, se trata de las alternativas que tienen las AFPs para invertir tus aportes. Cada fondo tiene un mix de inversión diferente, en instrumentos de renta fija y variable, y es ideal para un perfil distinto de personas. En total, existen cuatro fondos en el sistema.

  • El fondo 0 o de protección de capital es obligatorio para quienes cumplen 65 años, y opcional para los que tienen 60. En este fondo lo que se busca es proteger el capital, ya que la jubilación está iniciando o a punto de iniciar, por eso se invierte el 100% en instrumentos de renta fija y difícilmente se presentan variaciones. Este fondo no puede ser “elegido” ya que solo está disponible para los rangos de edades antes mencionados.

 

  • El fondo 1 o de preservación de capital está pensado en aquellos que están acercándose a la jubilación. Si bien aquí no se invierte el 100% en instrumentos de renta fija (donde el riesgo es nulo), la combinación que se hace tiene a ese tipo de instrumentos como protagonistas. Entonces, se puede decir que es un fondo pensado en los perfiles más convencionales y que están en búsqueda de estabilidad. El máximo porcentaje invertido en renta variable suele ser el 10%.

 

  • El fondo 2 o de tipo mixto presenta, como su nombre lo dice, una mezcla de inversión en instrumentos de renta fija y renta variable, de manera que el riesgo es mayor que en el fondo 1, pero sigue siendo moderado. Este fondo es ideal para quienes se encuentran en mitad de su vida laboral, disfrutan de tomar un poco de riesgo, pero manteniendo la mayor parte segura. El máximo porcentaje invertido en renta variable suele ser 45%.

 

  • El fondo 3 o de apreciación de capital tiene un nivel de riesgo mayor, pues el mix de inversión tiene como protagonistas a los instrumentos de renta variable, hasta un máximo de 80%. Está pensado en los jóvenes que están en sus primeros años de trabajo, es decir, lejos de la jubilación, pues a largo plazo tiene un buen rendimiento. Ellos pueden costear algunas pérdidas con tal de obtener mayores ganancias.

Si me uno a un fondo, ¿nunca más puedo cambiarme?

No te preocupes porque esa información es falsa. Ahora que conoces los tipos de fondo que existen, puedes decidir cuál será el ideal para ti (entre el 1, 2 o 3) dependiendo del riesgo que estés dispuesto a tomar, tu edad, entre otros.

Idealmente, si estás en medio de tus veintes, puedes darle una oportunidad al fondo 3 y en un plazo determinado, ver qué tal le va. No sin antes tener en cuenta que es un fondo pensado a largo plazo. Esto porque apenas estás iniciando tu vida laboral y empezando a crecer profesionalmente, por lo que puedes costear el riesgo.

Sin embargo, si eso te suena muy arriesgado, siempre puedes contar con el fondo 2, que es una inversión mixta. Finalmente, lo que no se recomienda en esa edad es el fondo 1, ya que el nivel de ganancia se verá bastante limitado para todos los años de aportes que te quedan.

Algo que no debes conocer es que puedes solicitar el cambio de fondo a tu AFP sin ningún problema. Este trámite toma algunos días, pero es totalmente gratuito y a pedido del usuario. De igual manera, también puedes cambiarte de AFP si así lo deseas. Recuerda que no existe una sola y tú puedes elegir basado en lo que cada una tiene para ofrecerte.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios