10 Lecciones de dinero para los niños

Para los niños, los papás son la fuente que cumple sus deseos y cubre sus necesidades, y aunque así debe ser cuando son pequeños, enseñarles que el dinero no se regala, por qué hay que cuidarlo y cómo puede multiplicarse o desperdiciarse, son lecciones que pueden verse reflejadas en su futuro.
10 Lecciones de dinero para los niños

Conoce las diez cosas que debes enseñarles a tus hijos para que sus finanzas sean sanas al independizarse.

1. Ahorrar. El ahorro es una de las lecciones más valiosas que los padres pueden dar a sus hijos, y una de las más sencillas de lograr. Si das a tu hijo mesada o cierta cantidad de dinero a la semana y te pide un juego de video, hazle ver a cuántas mesadas equivale. Proponle ahorrar una parte de cada una, hasta juntar el monto necesario. Más rápido de lo que crees, habrá aprendido que con el ahorro pueden lograrse cosas extraordinarias.

2. Multiplicar. Ahorrar para comprar lo que se quiere es sólo una parte de la lección, ya que con el ahorro (en el banco) también es posible multiplicar el dinero, y con ello adquirir cosas que de otra manera no sería posible. Muéstrale a tu hijo cómo el dinero ahorrado puede generar intereses y acrecentarse, y que cuanto más ahorre, más podrá multiplicar el monto original. Pídele que no gaste una partida del dinero que recibe y ofrece añadir intereses al mismo a la semana o al mes. Explícale que si reserva una suma mayor, obtendrá mayores ganancias para comprar ¡más de una cosa! menos

3. Cuidar. En tus compras, comparte los cupones con tus hijos, de tal forma que puedan ver los beneficios que se obtienen cuando se recurren a estrategias para economizar. Enséñales a detectar las ofertas y a evaluar si éstas les convienen.

4. Hacer un presupuesto. Para los niños, especialmente los pequeños, es difícil comprender que los padres cuentan con una cantidad limitada del dinero al mes. Explicarlo es muy sencillo con el dinero ficticio del Monopoly o del Turista. Junta una cantidad y explica que es el dinero que ganan mamá y papá al mes. Ahora divide ese dinero en los distintos gastos y muestra a tus hijos que se requiere de una partida para la comida, otra para el entretenimiento y otra para gasolina o pago de servicios. Con este ejercicio, los niños verán que sólo ciertas cosas pueden comprarse cada mes, y que si se desean más hay que recurrir al ahorro.

5. Saber en qué se gasta. Si tus hijos se terminan de inmediato el dinero que reciben y sientes que no le dan un buen uso, ayúdales a evaluar en qué se gastan el dinero y si como lo hacen les conviene. Arma un paquete de varios sobres y pídeles que guarden los recibos de todas sus compras en el que corresponda a cada semana, o bien que anoten los productos adquiridos y cuánto les costaron. A fin de mes, hazles ver si realmente necesitaban tanto de determinada cosa o si de comprar un poco menos, les hubiera alcanzado para algo más.

6. Enséñales a comprar. Desde temprana edad, los niños pueden aprender a comprar de manera inteligente y sin impulsos. El primer paso es enseñarles a ir de compras con un producto en mente y no con la filosofía de ver en qué gastar. El segundo paso es enseñarles a comparar, para que se den cuenta que el mismo producto puede encontrarse a un menor precio en ciertas tiendas

7. Inversiones acertadas. Puede que tus hijos estén pequeños, pero ello no significa que no puedan distinguir entre un producto que vale la pena y otro que es mejor descartar. Enseñarles a cuidar el dinero, no sólo implica comprar a precios convenientes, sino con las cualidades adecuadas. Explica a tus hijos la importancia de conceptos como la garantía y la calidad, y dales ejemplos de cómo distinguirlas. La misión es que comprendan que lo barato, también puede salir caro.

8. Publicidad engañosa.Alerta a tus hijos acerca de las estrategias publicitarias. Enséñales cómo los productos pueden verse diferentes en los comerciales que en la vida real y cómo algunos efectos son mera fantasía. Muéstrales que existen diversas versiones del mismo artículo, con características similares o idénticas y a un precio menor.

9. Ganarse el dinero. Si bien es labor de los padres trabajar para dar sus hijos lo que necesitan, si los chicos desean algún artículo que deben valorar, es una gran oportunidad para mostrarles que el dinero se gana. Hablamos de labores simples como poner la mesa o recoger las hojas del jardín. Ofréceles una compensación a cambio de estos trabajos, para que logren juntar el dinero de ese juguete caro.

10. Cuidado con el crédito. Puede que falte mucho tiempo para que tu hijo use una tarjeta de crédito, pero cuanto más pronto entienda el concepto, será mejor. Si suelen pedirte dinero extra, considera cobrarles algún monto por el préstamo y explícales que éste se incrementará si no cubren su deuda. Se darán cuenta que es mejor no endeudarse, y entenderán que, de ser necesario, hay que hacerlo por un monto que se pueda liquidar en el corto plazo.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.