Aprovecha el Año Nuevo y elabora un presupuesto anual

Identifica y calcula tus gastos para cerrar el 2012 con ahorros. Si tus deudas superan el 30% de tus ingresos, estás en riesgo
Aprovecha el Año Nuevo y elabora un presupuesto anual

Postular a esa maestría. Reducir el consumo de grasas y alcohol. Dejar que una pareja nos encuentre. Cambiar de trabajo. Empezar a usar esa máquina de ejercicios que compramos en el 2011. Todos, a punto de cerrar el año, nos proponemos dar un giro drástico en nuestras vidas con una lista de propósitos, entre los que deberíamos incluir mejorar nuestras finanzas.

El primer paso para lograrlo es desarrollar la costumbre de armar un presupuesto anual, que le permita ver en blanco y negro sus gastos, sus ingresos y proponerse ahorrar un monto fijo mensual para llegar a fin de año con una buena suma guardada.

Una buena motivación para mantener la voluntad ahorrativa es proponerse un gran objetivo: reunir la cuota inicial para el departamento o el auto, pagar esa deuda que lo atormenta de un solo golpe, cubrir los costos de un curso de posgrado o ir de viaje con la familia.

¿CUÁNTO GASTA?
La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) recomienda que empiece por registrar todos sus gastos, como parte de su rutina, para calcular cuánto gasta realmente. Una buena guía son las categorías que considera la plantilla que puede encontrar en la página web de la SBS ( www.sbs.gob.pe ).

Eso le permitirá tener una idea más exacta de cuánto gasta en cada uno de los rubros y clasificar lo que gasta en tres categorías: necesidades, gustos y deseos.

En el primer grupo debe colocar los gastos básicos; en el segundo, los desembolsos que cubren esas necesidades pero con una mayor calidad; y en el tercero; los que puede (y debe) recortar.

La plantilla es general, pero debe adaptarla para ajustarse a sus gastos reales, destacando los que representan un mayor daño a sus finanzas. Dependiendo de su estilo de vida, puede ser que su dinero se le escurra de las manos cuando compra ropa, cuando sale en la noche, al colocarle gasolina o reparar su auto, al pagar un servicio de Internet o cable que supera sus necesidades o en comer todos los días en la calle.

¿CUÁNTO DEBE?
El siguiente paso es calcular sus deudas y qué porcentaje de sus ingresos se destinan a cubrirlas. De acuerdo con la entidad, si las amortizaciones mensuales corresponden a más del 30% de lo que gana, entonces se corre el riesgo de caer en el sobreendeudamiento.

Si está en ese nivel o cerca, debería solicitar al banco un préstamo para pagar su tarjeta de crédito y las deudas que tenga pendientes, de modo que se establezca una cuota fija mensual que esté por debajo de ese nivel.

AHORRE, AHORRE
Con sus gastos y deudas bajo control, calcule sus ingresos y résteles ese monto para calcular cuál será su ahorro mensual.

Si es que este monto no suma a fin de año lo que busca ahorrar, apunte a achicar las categorías que identificó como las más riesgosas, que, coincidentemente, son las más fáciles de recortar porque no tienen ninguna relación con sus necesidades básicas.

“Fíjese metas de reducción de gastos para permitir el ahorro, de modo que este sea un elemento permanente en su presupuesto”, indica la SBS.

Ahora viene la parte más difícil: apenas le depositen su sueldo o reciba sus ingresos mensuales, reserve el ahorro calculado en una cuenta de ahorros a plazo fijo, cuya tarjeta no debe estar en su poder, si es que su voluntad no es tan férrea. Así, se asegurará de no poder tocar ese dinero, a menos que lo requiera para una emergencia.

Si lo logra, tal vez no llegue al 2013 más delgado o con un mejor trabajo, pero al menos tendrá un dolor de cabeza menos: sus finanzas.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.