Caras pero cómodas cuatro ruedas

Si quiere comprar un auto, calcule cuanto más gastará al mes. Entrar al club de las cuatro ruedas es un paso que se debe evaluar con cuidado para evitar desequilibrios presupuestales. Analice con cuidado que ahorros y que nuevos gastos tendrá que cubrir.
Caras pero cómodas cuatro ruedas

Lo primero que suelen hacer las personas apenas sus ingresos crecen es cumplir el sueño del auto propio. Abandonar los apretujes del transporte público y los riesgos de los taxis de la calle e ingresar al maravilloso mundo de las ventanas cerradas, el aire acondicionado y la música agradable.

Sin embargo, pocos se sientan a pensar en si sus estilos de vida realmente ameritan comprar un vehículo o si su presupuesto mensual se los permite, pues se fijan tan solo en el costo del mismo y pierden de vista todos los otros gastos que conllevan pasar al club de las cuatro ruedas.

Como advierte Alfredo Ramírez, director ejecutivo de Comparabien.com, comprar un auto nuevo a través de un préstamo bancario es algo serio. “Aunque los bancos hacen un análisis de la capacidad de pago de quien solicita un préstamo vehicular, es responsabilidad de cada uno evaluar si estamos en la capacidad de cubrir las cuotas y todos los gastos. No debe ser una compra de impulso, como comprar ropa, pues es una deuda que se va a tener que pagar a mediano plazo e incumplirla podría manchar nuestro récord crediticio y hasta traer consecuencias legales”.

Efectivamente, en el sistema financiero peruano el plazo de la mayoría de préstamos vehiculares fluctúa entre los tres y cinco años, por lo que antes que nada, se debe hacer una previsión de nuestros ingresos futuros y definir si podemos asumir un compromiso de pago en ese plazo.

Luego, es necesario analizar para qué utilizaríamos el auto. ¿Viajar ida y vuelta a la oficina? Si su casa está cerca de una estación del Metropolitano, este puede ser una opción bastante económica. Claro, no va a viajar sentado, pero la incomodidad se puede soportar por unas decenas de minutos al día en pos del ahorro.

Si no tiene acceso a estas opciones de transporte, debe hacer un análisis de cuánto tiempo al día pierde en el transporte público y compararlo con el que le tomaría ir en su propio auto. Es difícil cuantificar en dinero el costo del tiempo perdido, pero una buena forma es pensar cuánto gana por hora al día y adjudicarle ese valor a su tiempo.

Si usted toma varios taxis al día y, más aun, si esos taxis son de un servicio por teléfono y ese gasto ya está incorporado en su presupuesto, posiblemente un auto le significaría un ahorro en el mediano plazo.

¿Podría usar su auto para llevar a sus hijos al colegio? En ese caso, el automóvil también le podría significar un ahorro, dado que este servicio puede costarle alrededor de S/.200 por cada uno de sus hijos.

“Por lo general, tener un auto siempre es un gasto, a menos que se utilice como herramienta de trabajo. Por eso siempre debe preguntarse qué se puede ahorrar, para qué va a ser útil el auto o si solo va a ser un objeto de lujo”, comenta Ramírez.

¿CUÁNTO VALE?
Para definir si el auto va a resultar un ahorro o un gasto, se debe hacer un cálculo de lo que efectivamente nos costará al mes tenerlo. Un esquema como el que le presentamos puede ser útil para no olvidar ciertos gastos como el costo de estacionamiento o el servicio de limpieza que muchas veces se pierden de vista y que, a menos que uno tenga excedentes importantes, pueden desequilibrar cualquier presupuesto.

En el caso del costo del auto en sí, se considera la diferencia entre el valor que estamos pagando por él, incluido IGV, con el precio de reventa, es decir, el costo que tendrá dentro de cinco años.

“Dependiendo de la marca, el modelo, el acceso a servicios de mantenimiento y otras variables, hay autos que tienen un mejor precio de reventa que otros, es decir, que pierden menos valor en el tiempo. Eso es tan importante como el precio mismo del automóvil”, señala el director ejecutivo de Comparabien.com.

Ramírez explica que lo recomendable es cambiar de auto cada cinco años, para evitar que su precio caiga fuertemente. “Saliendo de la fábrica, el auto pierde el 20% de su valor y luego cae como 10% al año, pero todo depende del auto”, detalla.

Por supuesto, una vez hecho el cálculo, usted tendrá que decidir si la libertad y seguridad de tener un auto nuevo amerita ese mayor gasto. Salir de la ciudad los fines de semana es una ventaja difícil de perder de vista.

Analizar para qué utilizará el auto también le permitirá escoger el modelo que le conviene. Tener una camioneta 4×4 para ir a la oficina puede ser un gasto innecesario y, si tiene hijos, un auto pequeño y económico puede convertirse en un dolor de cabeza. Usted decide.

LAS CIFRAS
50%
Podría reducirse el precio de venta de un vehículo luego de cinco años de uso. Hay modelos que pierden menos valor.

US$7.390
Cuesta el auto nuevo más económico en el mercado local, el Chery QQ.

155.000
Autos nuevos se podrían llegar a vender este año en el Perú, según estimados del mercado.

2,66%
Es la morosidad de los créditos vehiculares en la banca local al mes de julio.

CUIDADO
Ajustando el Espejo

  • Lo que no se debe perder de vista es que el costo de un crédito vehicular no solo depende de la tasa de ínterés, sino del costo del seguro contra todo riesgo, el seguro de desgravamen y los portes mensuales
  • El portal Comparabien.com permite cotejar todos los costos de los préstamos de cada banco y elegir el más económico
  • Tampoco debe olvidar que acudiendo a una entidad bancaria con la oferta de otro banco puede ayudarle a conseguir mejores condiciones de crédito
  • Postergar la compra hasta ahorrar una cuota inicial de más del 25% del valor del vehículo reducirá los costos de financiamiento
  • Si tiene otros créditos, cuide que el total de sus cuotas mensuales no supere el 40% de sus ingresos.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.