Confesiones de una sociedad cibernética

Me encuentro en el futuro, no puedo dar ni la fecha, ni la época. Tampoco puedo especificar el año, ni el día, solo puedo decir que pertenezco a una generación distante a tu presente. Vengo de una civilización que nos tocó vivir días difíciles, vivencias que no nos tienen autorizado a relatar con cualquier extraño ajeno al sistema político que nos domina, al régimen que nos obliga a callar lo que pensamos.
Confesiones de una sociedad cibernética

Somos una nueva era, una nueva época, somos el resultado de las acciones estúpidas y no planeadas de nuestros abuelos. Somos una civilización que vive algo difícil, algo que es tan común para nosotros pero que seguramente para tu época es algo que no imaginas y que crees será imposible que suceda.

¿Has imaginado alguna vez el mundo, el que conoces hoy en día dominado por un único gobierno?

Eso es lo que sucede. Hace algunas generaciones los líderes mundiales decidieron unirse para crear un único gobierno en todo el mundo. Muchos creyeron que sería lo idóneo pero realmente nuestro pueblo no sabía lo que estaban forjando aquellos mandatarios.

Con el paso de los años ese gobierno se dedicó a controlar a cada persona utilizando un arma poderosa, un arma que antes del caos era una herramienta 'práctica' para cada ser humano en la tierra. Hoy estamos esclavizados por la tecnología, las redes sociales y el Internet infinito. Los líderes nos siguen los pasos desde que nacemos, somos víctimas del control a distancia y del rastreo satelital. Ellos saben lo que hacemos, en dónde estamos y con quién hablamos. No podemos expresar nuestras ideas, no podemos ir contra el sistema, nos vigilan, nos escuchan, nos ven. La única solución es intentar no pensar en lo que vamos a escribir, la única solución es usar papel y lápiz y buscar la manera de distribuir nuestros secretos.

Sin embargo hay un problema, hace muchos años que no existe papel y lápiz. Sufrimos una gran pérdida de árboles y el planeta esta sumergido en un daño irremediable. Nuestros hogares han sido acondicionados para soportar grandes temperaturas. Allá afuera es un infierno, desde hace unos años han ido en aumento los casos de muerte por cáncer de piel. La única manera de conseguir papel y lápiz es buscando en el basurero algo que nos sirva para escribir. El basurero es lo más importante en la vida de cualquier rebelde, es como una gran colección de cosas que han sido tiradas por algún motivo y que se ha encargado de corromper la limpieza de nuestra ciudad. Es el sitio perfecto para encontrar papel y lápiz, muchos matan por ello, muchos incluso pierden la vida en el intento de buscar papel y lápiz.

Cuentan que cierto dia un joven buscaba algo escribible en el basurero y se topó con una libreta que en sus hojas venía escrito un extraño lenguaje, era el lenguaje de los dioses y que solo unos pocos elegidos podrían interpretar. Los ancestros cuentan que después que nuestro mundo empezó a ser sometido por el látigo del control social cibernético, hubo alguien que amaba la libertad y que era muy importante en el mundo del software.

Dicen que ese personaje antes de ser asesinado por el sistema, escribió en código ASM profecías que solo podrían ser interpretadas por los elegidos. Nuestros mayores relatan que el sistema decidió arrestar a dicha persona porque expresaba sus ideas y regalaba hojas de papel y lápiz para que los niños y los jóvenes pudieran disfrutar del arte de materializar las ideas en letras. Fue cruelmente encarcelado, golpeado y humillado, hasta que un día por alguna razón desapareció de la celda que contenía lo último en tecnología para controlar a los rebeldes del gobierno, fue hallado muerto en el basurero de la ciudad. Muchos creen que el sistema activó la bomba de tiempo en el chip cardíaco que el gobierno le implantó cuando fue arrestado en su casa en Sillicon Valley.

Un día apareció en la ciudad un enorme anuncio publicitario multicolor que mostraba el siguiente mensaje:

"Y un día el sistema nos dominará. se aprovechará de nuestra dependencia social y tecnológica. Nos mantendrán ocupados para que ignoremos sucesos que nos deberían importar.
Y ese día seremos esclavo. Esclavos sin cadenas, esclavos con cables conectados a una red mundial en la que todos seremos anexados a la gran luz de la conectividad...
Nos vigilarán y nos controlaran, todo será un caos. Entonces un día alguien despertará de ese amargo sueño, un sueño en el que mucha gente vivirá despierta. Un libertador que vendrá a salvar al mundo de la tecnología que provoca la decadencia de los pueblos desarrollados.
Vendrá para devolver al mundo la libertad de pensar, el libre albedrío y la libre reproducción... porque lo que todo ser humano desarrollado desea será la autonomía"

Dos horas después el gobierno mandó a destruir el único cartel luminoso que nos quedaba. El sistema se endureció y prohibió todo tipo de decisiones que pudiéramos tomar los seres humanos. Las escuelas fueron destruidas y en su lugar en cada hogar del país fueron colocadas potentes computadoras para recibir clases online. Nos prohibieron interactuar con las personas fuera de una PC, y el gobierno determinaría a partir de ese momento quien era la persona indicada con la que nosotros pudiéramos reproducirnos. Todo había comenzado tal cual lo anunciaba el mensaje que años antes había sido encontrado en código ASM.

Hoy será mi ultima noche, mi ultima carta, porque después de tantos años ayer logré introducirme al servidor del sistema y logré liberar mi chip cardíaco Pero no todo resultó como lo había planeado, mi compañero de aventura me delató con las autoridades y logró ser liberado legalmente como recompensa. Ahora desde mi celda escribo en un pequeño pedazo de papel estas palabras, dentro de cuatro horas veré a la muerte ante mis ojos porque chip ha sido reprogramado. Pero no me siento afligido porque hay a las afueras de este infierno una multitud enojada y cansada de ser sometida. En estos instantes los rebeldes se enfrentan a los guardias afuera de la prisión, escucho como las alarmas de seguridad suenan...

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.