Controla ya esos gastos hormiga

¿Te imaginas encontrar de pronto S/1,000 soles? Quizá no tengas que buscar demasiado, basta con revisar esos pequeños gastos que pasan inadvertidos todos los días y probablemente te llevarás una sorpresa si los sumas.
Controla ya esos gastos hormiga

Según un estudio de la Profeco una familia puede estar gastando hasta S/16,000 soles al año en los que se conoce comúnmente como gastos “hormiga”.

Los gastos “hormiga” son aquellos que se realizan en el día a día, la compra de dulces en la tiendita de la esquina, cigarros, refrescos, propinas, antojitos, cafés, recargas de celular o una revista, por ejemplo. El problema con estos gastos “hormiga” es que al realizarlos de forma inconsciente generalmente en compras por impulso que no se tienen dentro de un presupuesto pueden producir un gran hoyo en nuestra cartera.

Debido a los gastos “hormiga” no es raro que, cuando llega el momento de realizar gastos fijos como la renta o la luz, podamos descubrir que no contamos con el dinero necesario para hacer estos pagos ya que, de forma inconsciente, fuimos gastando poco a poco el dinero que planeábamos utilizar para estos conceptos. Peor aún, los gastos hormiga son enemigos del ahorro ya que, de poco a poco, vamos gastando el dinero que tenemos disponible y poco o nada dedicamos al ahorro que requieren las metas que nos hemos propuesto.

Los gastos “hormiga” funcionan igual que un hoyo en la bolsa del pantalón o de tu monedero... conforme caminas vas dejando dinero que no aprovecharás en lo que realmente te importa.

Para evitar los terribles gastos “hormiga” podemos comenzar reconociendo que, de continuar gastando de esta forma estamos retrasando el logro de nuestros objetivos. Identificar a este enemigo es primordial para plantear una estrategia para vencerlo. Sigue estos pasos para acabar con esos gastos:

1) Identifica. Anota, al menos durante 15 días, cada gasto que realices. Puedes utilizar una pequeña libreta que lleves siempre contigo o la función de notas de tu teléfono celular si lo prefieres.

2) Cuantifica. Suma todos esos pequeños gastos que ocurrieron “de pronto”, es decir, no estaban planeados en tu presupuesto y calcula cuánto te están costando esos antojos mes a mes y la cantidad que podrías acumular en el año. Compara esa cantidad contra la lista de metas que elaboraste en la unidad 1 y pregúntate cuál sería el mejor uso para tu dinero.

3) No sufras. Llevar un registro de gastos no significa que tengas que decir NO a tus antojos para siempre, en lugar de ello presupuéstalos asignando una cantidad mensual para esos gustos. Vuelve a al presupuesto que elaboraste en la unidad 3 y añade un renglón para gustos o antojos. Lo importante es respetar este monto y una vez que lo hayas alcanzado asegurarte de cerrar bien tu cartera para evitar fugas de dinero.

A medida de que pase el tiempo existirán nuevas necesidades o gastos, aprender a planear y prever será la herramienta para dejar de ser víctima de los gastos imprevistos también conocidos como emergencias que vulneren tus finanzas una y otra vez. Tu registro de gastos será un excelente aliado para ayudarte a identificar tus patrones de consumo y así poder anticipar esos gastos que, en ocasiones, amenazan con salirse de control. Recuerda, toma el control de tu dinero antes de que otros lo hagan por ti.

---

Texto original en Pesos Mexicanos, adaptado al tipo de cambio del Sol Peruano

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.