Estafas bancarias por la web

No crea todo lo que le llega por correo electrónico. Sospeche de los mensajes que le piden que entregue información confidencial de su cuenta.
Estafas bancarias por la web

Si recibió un correo electrónico en el que se le pide verificar la actividad de su cuenta bancaria a través de un enlace web, mucho cuidado porque está a punto de ser víctima de una modalidad de estafa por Internet, conocida como ‘phishing’.

El mensaje simula haber sido enviado por la empresa de la cual usted es cliente. Tiene los logotipos del banco y hasta utiliza enlaces que, a primera vista, parecen seguros para las transacciones.

Sin embargo, si usted accede a estos links, aparecerá una falsa web del banco, donde se le pedirá que digite su clave y contraseña, con lo cual los delincuentes podrán retirar el dinero de sus cuentas.

Otra posibilidad es que se instale un virus que dé información confidencial al estafador, cada vez que usted haga una operación por Internet. “El delito consiste en obtener información tal como números de tarjetas de crédito, contraseñas, información de cuentas u otros datos personales por medio de engaños. Este tipo de fraude se recibe habitualmente a través de mensajes de correo electrónico o de ventanas”, advierte la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología de la Policía Nacional.

QUE NO LO SORPRENDAN. ¿Cómo reconocer un email fraudulento? Scotiabank señala que el cliente debe sospechar de cualquier mensaje que le solicite información personal y confidencial. “Un sitio fraudulento solicita datos alegando una posible interrupción de los servicios ofrecidos por el banco si no se validan datos de cuentas o tarjetas”, explica.

Asimismo, refiere que estos correos incluyen frases que buscan intimidar o asustar al usuario, sugiriendo una posible pérdida de datos de cuentas o una falsa restauración de servicios, por ejemplo.

Por su parte, Interbank sugiere tener buenas prácticas de seguridad al momento de hacer operaciones por Internet. Así, indica que cada vez que acceda a la web del banco, ingrese toda la dirección electrónica en el navegador de Internet. Nunca utilice enlaces de acceso automático. Comuníquese con su banco para informar los intentos de fraude.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.