El presidente del BCR ahorra en soles, ¿y usted?

Interesante acotación la que nos ha brindado el presidente del organismo emisor y que, en buena cuenta, refleja su visión de lo que ocurrirá: el dólar seguirá perdiendo valor frente al sol.
El presidente del BCR ahorra en soles, ¿y usted?

Esta tendencia de pérdida de poder de compra del dólar no es nueva. Por el contrario, viene dibujándose por lo menos desde el año 2000. Lo llamativo del caso es que nuestra población sigue mostrándose como altamente dolarizada. En efecto, las estadísticas de la SBS señalan que alrededor del 47% de los depósitos en el sistema bancario se mantienen en dólares. También es cierto que el negocio de cambio de dólares mantiene su vigencia, a juzgar por la visible actividad que uno comprueba al paso de las distintas ciudades importantes de nuestro país.

Parece ser que la pérdida de valor del dólar de casi 4% durante el año pasado -o peor aún de 21% contados desde el año 2000 (o sea que hasta guardando sus dólares 'bajo el colchón' se pierde dinero)- no es argumento suficiente para persuadir a un buen número de compatriotas a confiar más en el sol y menos en el dólar.

Me contaba precisamente un colega, Tito, que tiene años buscando persuadir a sus padres de que dejen de ahorrar en dólares, pero que siempre recibe la misma respuesta de parte de ellos: "Hijo, el dólar es una moneda dura y va a recuperar su valor". Pareciera que el trauma de la hiperinflación de fines de los años ochenta no abandona nuestras memorias. Pero, ¿cómo razonarán al respecto las generaciones más jóvenes?

Del mismo modo, algunos justifican el hecho de guardar sus ahorros en dólares porque serán utilizados en un próximo viaje de turismo. Parece un motivo justificado, pero ello será válido si el viaje se hará dentro de un plazo no muy largo. Otros nos dirán que tienen deudas en esa moneda y que, por ello, prefieren guardas sus excedentes en dólares. Es válido por supuesto 'empatar' las monedas de nuestras obligaciones con la de nuestros activos para evitar sobresaltos. En otros ámbitos, ciertas actividades (algunas informales y hasta delictivas, como el narcotráfico) requieren que las transacciones se efectúen en dólares.

¿Alguna otra justificación que usted haya escuchado para explicar porqué mantenemos dólares en el bolsillo o como ahorro? ¿Qué motivará nuestra todavía insuficiente confianza en el nuevo sol? En todo caso, estimado lector, ¿usted ya se 'solarizó' o sigue ahorrando en dólares?

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.