Récord de consumo con tarjetas

El uso del dinero plástico bordeó los S/.10,000 millones hasta junio. En el mercado hay 6’142,245 tarjetas.
Récord de consumo con tarjetas

La crisis financiera no pudo con ellas y pese a que han sido satanizadas, debido a las altas tasas de interés que cobran los bancos, las tarjetas de crédito siguen siendo uno de los medios de pago favorito de los peruanos. Hasta junio de este año, los consumidores usaron sus tarjetas para hacer compras y pagos por un monto cercano a los S/.10,000 millones, informa la Asociación de Bancos (Asbanc). En el mercado existen más de seis millones de plásticos activos.

“La mejora en la situación económica ha contribuido a que el nivel de ocupación crezca, posibilitando que más peruanos tengan ingresos estables y se conviertan en tarjetahabientes”, explica Rolando Castellares, experto en temas bancarios.

La mayor competencia generada por la apertura de nuevas entidades financieras llevó a que los bancos empezaran a 'bancarizar’ (incorporar al sistema) a quienes antes no eran considerados sujetos de créditos, como los trabajadores independientes o los microempresarios informales, anota.

MENOR COSTO. Otro efecto del arribo de estas nuevas empresas al mercado ha sido la reducción del interés para todos los créditos.

“Actualmente, algunos bancos cobran tasas por debajo del 30%. Hace tres años, el costo de una tarjeta no era inferior al 50%”, manifiesta Castellares.

A la fecha, el interés promedio para los préstamos de consumo en soles es de 41.95%. Para créditos en dólares es de 21.73%, según información de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS).

El costo aún es alto, sin embargo, hay quienes manejan más de una tarjeta de crédito, lo cual es riesgoso, indica Castellares. “Eso no es bueno. Salvo que se tenga una emergencia, el uso se vuelve perjudicial cuando se empieza a sacar efectivo de una para pagar otra. Entonces, el usuario cae en un carrusel y no tiene cuándo terminar de pagar”, advierte.

USUARIOS RESPONSABLES. Asbanc precisa que, a diferencia de años anteriores, en lo que va de 2010 se está percibiendo una mayor responsabilidad de los consumidores en el uso de los productos financieros.

Aquella madurez en el cliente financiero a la que refiere el gremio bancario se reflejó en una encuesta reciente del sitio web Trabajando.com, la cual arrojó que el 39% de los trabajadores planeaba destinar su gratificación por Fiestas Patrias al pago de sus deudas.

No solo los usuarios se han vuelto más cautos. Un disposición de la SBS emitida el año pasado obliga a los bancos a aumentar sus provisiones si entregan a un consumidor más tarjetas de las que este pueda pagar. La medida los llevó a ser más rigurosos y desaparecieron del mercado cerca de medio millón entre abril y diciembre de 2009.

Si bien disminuyó el número, el dinero utilizado por el total de usuarios aumentó 8.86% entre junio de 2009 y el mismo mes de este año.

En enero de 2004, solo circulaban en el mercado tres millones de tarjetas de crédito que representaban un gasto que apenas llegaba a los S/.2,300 millones. Hoy, existen 6’142,245 y el consumo se ha cuadruplicado, según Asbanc.

A FAVOR DEL USUARIO. Debido a modificaciones en el Reglamento de Transparencia del Sistema Financiero y en la norma complementaria a la Ley de Protección al Consumidor, los bancos, cajas y financieras eliminaron, desde abril, 11 comisiones, consideradas innecesarias por la SBS. Se identificó que el costo que cobra una entidad por la administración de un préstamo ya está incluido en la tasa de interés.

No es el único cambio. A partir de agosto, los bancos deberán detallar en los estados de cuenta cuánto tiempo tomará cancelar toda la deuda si solo abona el pago mínimo cada mes.

De igual forma, en el caso de los préstamos revolventes, los primeros pagos que haga el cliente deberán destinarse a la cancelación de las deudas más caras, como la disposición de efectivo, que usualmente las entidades financieras dejan para el final, encareciendo el costo del crédito.

También deberán resaltar en su publicidad las Tasas de Costo Efectivo Anual (TCEA) y no las mensuales, para que el usuario tenga una real dimensión del costo de su préstamo.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.