Reprogramación de deudas: Especialistas recomiendan priorizar pago de tarjetas de crédito

El beneficio de la reprogramación de deudas en préstamos personales o vehiculares resulta menos riesgoso que en las tarjetas de crédito, señalan. Sepa aquí las razones.
Gestion

La emergencia sanitaria por la propagación del coronavirus en el país ha impactado en las finanzas personales de gran parte de la población económicamente activa, por lo que estas personas podrían afrontar dificultades para cumplir con sus compromisos crediticios.

Frente a esta situación adversa, la Superintendencia de Bancos y Seguros (SBS) facultó a las entidades financieras (bancos, cajas y cooperativas de ahorro y crédito) a adoptar medidas de excepción tanto para personas naturales como empresas que se encuentren al día en sus pagos y que pudieran verse afectados por la emergencia, con el fin de que puedan cumplir con estos y no vean deteriorada su calificación crediticia.

Como respuesta, muchas entidades bancarias están ofreciendo a sus clientes la reprogramación de deudas por dos o tres meses, con o sin intereses. Las condiciones varían de acuerdo con las posibilidades que pueda permitirse cada entidad por su tamaño, solidez, etc., señala Marcello Mundaca, gerente de Negocios del portal Comparabien.

Tarjetas de crédito

Sin embargo, advierte que aceptar este beneficio puede resultar más riesgoso cuando se trata de una deuda adquirida mediante el uso de una tarjeta de crédito.

Por lo general, las entidades bancarias han optado por reprogramar el pago mínimo de la tarjeta, correspondiente a los meses que dure la emergencia. “Lo que están haciendo suele ser reprogramar tu pago mínimo para dentro de dos o tres meses. En algunos casos, te condonan los intereses por esos meses, y hay que tener en cuenta que los intereses de la tarjeta de crédito son muy altos, no te cobran gastos, no te reportan, solo te están pateando la deuda”, sostiene Mundaca.

En otros casos, te permiten reprogramar el pago mínimo pero contabilizando los intereses de esos meses en que no se pagó, puesto que cobrar intereses o no durante este periodo es una potestad de la entidad.

¿Cuál es la diferencia entre reprogramar la cuota y reprogramar el pago mínimo? Jorge Carrillo Acosta, profesor de Postgrado de la Universidad del Pacífico (UP), explica que, a diferencia de los préstamos, en las tarjetas de crédito, la obligación mínima que tiene el usuario no es la cuota, sino el pago mínimo, por lo que gran parte de las entidades bancarias ha decidido congelar solo el pago mínimo y que el saldo de deuda siga creciendo a la tasa de interés establecida.

“Si tu pago mínimo era S/ 50, al siguiente mes (en que se reanuden los pagos), vas a pagar S/ 100. Pero el resto de la deuda crece a la tasa de la tarjeta. Cabe recordar que las tarjetas tienen las tasas más caras, en promedio de 45% en el Perú. Reprogramar la cuota sería mejor, porque se reduce el saldo al que se le aplica la tasa, pero aquí no te dan esa opción: puedes pagar la cuota o reprogramarla con intereses”, explicó.

La deuda crece

Por otro lado, Mundaca señala que, al reprogramar el pago mínimo, si se continúa utilizando la tarjeta de crédito, el monto de la deuda va a crecer y, por ende, también el de las siguientes cuotas.

“Si tú no has pagado tu cuota, tu saldo se mantiene estable, se mantiene igual, pero este mes que tú no has pagado tu cuota, si vas a consumir, tu saldo va a incrementarse. Y si eso lo haces dos meses seguidos, el monto va a crecer considerablemente. Por eso, Si no puedo pagar la tarjeta en estos meses, es mejor no usarla, y con ese dinero comprar al contado las cosas que necesito”, manifestó.

Ambos especialistas coinciden en señalar que resulta más conveniente priorizar el pago de la tarjeta de crédito y recurrir a la reprogramación de deuda en los casos de préstamos personales o créditos vehiculares.

Carrillo indica que, en el caso de los préstamos, las entidades bancarias por lo general están dando el beneficio de congelar la cuota, por lo que resulta más conveniente utilizar este beneficio, si se tiene problemas para cumplir con todas las obligaciones. “Si las tarjetas tienen las tasas más caras y te dan el beneficio de congelarte solo el pago mínimo, mientras en los préstamos te están dando el beneficio de congelarte la cuota, la recomendación es pagar primero la tarjeta”, manifestó.

Mundaca coincidió en esta recomendación. “En préstamos personal u otros, en los que ya se tiene un cronograma, lo que estás haciendo (al reprogramar la deuda) es variarlo un poco. En tarjetas de crédito sí es muy peligroso, tienes que tener mucho cuidado. Esta es una recomendación muy importante: el préstamos puedes reprogramarlo, pero la tarjeta de crédito, si puedes pagarla, págala. Es mejor pagarla ahorita a que se te acumule”, expresó.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.