¿Uso tarjeta de crédito o pido préstamo?

El sistema financiero ofrece múltiples opciones para quienes necesitan realizar una compra urgente pero no cuentan con el efectivo necesario.
¿Uso tarjeta de crédito o pido préstamo?

Una atractiva promoción sobre un paquete de viaje que incluye boletos de avión, hospedaje en un hotel tres estrellas, además de un tour, para Argentina por S/.1,500 tiene en vilo a María Inés pues no sabe si usar su tarjeta de crédito o pedir un préstamo para pagarlo. A Gabriel, los gastos por el feriado largo de Fiestas Patrias lo han dejado sin efectivo, pero ya se había comprometido con su esposa a efectuar refacciones en su casa –cambiar el cableado eléctrico y las llaves de agua–, antes de setiembre. Así que ha decidido que no le queda otra que endeudarse. Ahora solo piensa: ¿Uso la tarjeta o pido un préstamo?.

POR LA MEJOR DECISIÓN. Cualquiera que fuera la opción que se tome, debe tenerse en cuenta que las tasas de interés que cobran los bancos para ambos productos son diferentes. Usualmente, según información de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), los cobros por los créditos personales son los más baratos.

Sin embargo, si se tiene planeado contar con un ingreso extra muy pronto, efectuar la compra con tarjeta de crédito puede resultar una ventaja pues “si se paga antes de la fecha de corte (cierre del estado de cuenta para los bancos), los consumos que se hagan no generarán intereses”, recomienda Interbank a través de su cuenta en Facebook.

Por el contrario, si se tendrá el dinero para cancelar la deuda en el mediano plazo, es decir, en cuotas, solicitar un préstamo personal puede ser una mejor decisión, sobre todo si se quiere ahorrar en costos, pues esta modalidad no incluye el pago de comisiones, portes o mantenimiento.

“Los tipos de intereses aplicados a estos créditos (personales) son más bajos que los de las tarjetas. El monto adeudado es fijo y se establece en el momento en que se desembolsa el préstamo”, explica Interbank.

El consultor en finanzas Juan Carlos Ocampo precisa: “Si una persona gana S/.1,000 al mes, no debe tomar una deuda de más de S/.1,500 para cancelar en 24 meses o en 36 meses con tarjeta. El tiempo pactado para la cancelación del préstamo debe estar acorde con la capacidad de pago del usuario”, anota.

Ocampo recomienda negociar con aquellos bancos con los que se tiene ya otro producto, como la Compensación por Tiempo de Servicios (CTS) o una cuenta de remuneraciones, pues –para fidelizar a sus clientes– estas entidades están dispuestas a otorgar una mejor tasa de interés.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.