Vuelve diferente tu idea de negocio para que sea rentable

No basta con ser innovador, sino hay que saber proteger las ideas y saber crear una estrategia de “océanos azules”
Vuelve diferente tu idea de negocio para que sea rentable

Muchos emprendedores que buscan generar una nueva idea de negocio inspeccionan el mercado, evalúan la demanda e invierten una gran cantidad de recursos para crearse un espacio entre la ardua competencia que busca atender una demanda específica. La idea es sencilla: “Si tal empresa o persona tuvo éxito, yo también puedo”.

¿Tenía idea que esta ruta no sólo consume muchos recursos, sino que a veces no vale la pena el riesgo? Es ante esta situación que uno debe buscar vías alternativas a través de estrategias que rompan esquemas. Aquí entra a tallar un concepto antiguo pero poco conocido: el “océano azul”.

“Es una estrategia para implementar un sistema fácilmente aplicable a las empresas. Busca alejarse del pensamiento estratégico convencional, enfocado en la competitivadad y las fuerzas de Michael Porter, y se diferencia con un bajo costo para crear valor, tanto para el cliente como para la empresa”. Con estas palabras José Carlos Sánchez Bartra, presidente del Business Angels Club del Perú, define este concepto.

ROMPER ESQUEMAS
Uno de los dos aspectos primordiales para poner en práctica la idea del “océano azul” consiste en ampliar los horizontes. “Hay que mirar a los alternativos que no están en nuestra industria y ver qué hacer para que ellos puedan comenzar a consumir nuestros productos”, indica Sánchez Bartra.

Las innovaciones no tienen que darse sobre un segmento del mercado saturado, donde la competencia es ardua y se requiere una gran cantidad de capital y esfuerzo para conseguir un posicionamiento adecuado en la mente del cliente. Salga del sector y cree un nuevo mercado.

INNOVACIÓN SOSTENIBLE
“No es innovación como todos la conocen, sino una que va ligada a un concepto de renovación empresarial alineada a una estrategia que nos lleve a sacar algo nuevo y, al mismo tiempo, crear sistemas para que la innovación no tenga competencia”, sostuvo el empresario.

Muchas ideas pueden ser sorprendentes, frescas y nuevas, pero si un aspecto falla, ya sea el márketing, el estudio de mercado, el posicionamiento, los canales de distribución, etc., el producto puede fracasar y éste puede ser retomado por un tercero que sabrá no cometer los mismos errores.

A nivel nacional hay mucho emprendimiento, pero el siguiente paso es saber canalizar estos esfuerzos y elevarlos a una clase mundial buscando la necesidad del consumidor y no imitando a la competencia. ¿Cómo? Capacitándose, pensando siempre en estrategias ni dejarse consumir por el mercado.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.