Tres tips de ahorro para las amas de casa

Enviado el Jue, 24/09/2015 - 17:01
El ahorro empieza por casa, así que a ponerse las pilas.
Tres tips de ahorro para las amas de casa

A veces pensamos que la respuesta a nuestras ganas de ahorrar es ganar más dinero y no gastarlo, pero esa no es la respuesta, pues si no te acostumbras a ahorrar teniendo poco, será difícil que lo hagas teniendo mucho.

Así que si eres un ama de casa y te preguntas que cómo puedes ahorrar tú cuando hay tanto que comprar para la casa, presta atención a estos consejos.

1. El “vuelto” es tu mejor amigo.
Esto les pasa a todos cuando van a la tienda o al mercado. Pagas con un billete o moneda de 5 y te dan unos centavitos de vuelto. Muchas veces hacemos de cuenta que el total pagado fue exacto porque esos 20 céntimos no nos servirán para nada, pero es momento de cambiar eso. Utiliza un tarro de leche, una alcancía o lo que tengas a la mano para guardar ese sencillo y no lo utilices. Continúa este hábito por un mes y verás cómo terminaste ahorrando una buena cantidad.

Busca un banco o caja que te pague bien por tus ahorros (a veces no es necesario que sean cantidades grandes, con un mínimo de 50 soles ya puedes abrir la cuenta) y cada fin de mes, deposita lo que lograste ahorrar. Te sorprenderá la cantidad de dinero que puedes juntar. Compara las cajas y bancos usando el comparador de ahorros de Comparabien.

2. Diversifica tu dinero.
Si te depositan el sueldo a una cuenta de donde realizas los principales pagos y lo que sobra lo dejas en esa cuenta hasta que tengas que gastarlo, puedes optar por separar los montos; es decir, esos cien soles que no ibas a gastar todavía, deposítalos en otra cuenta que te pague mayores intereses, así será prácticamente como si no los tuvieras y si hay una emergencia, sabes que los puedes usar. Si no vemos dinero, no pensamos en gastar, pero si somos conscientes de que hay algo disponible, buscaremos alguna excusa.

3. Compara para la quincena o semana.
Eso de ir al mercado todos los días te hace perder no solo tiempo sino dinero. En lugar de comprar medio kilo de algo cada vez que vayas, compra directamente unos cuatro kilos y verás la diferencia. Al principio puede ser un poco costoso pasar de una forma a otra, pero a fin de mes verás los resultados. Planifica tus menús para que no compres de más y tampoco repitas la comida.

Recuerda, el ahorro que empieza desde casa es el mejor tipo de ahorro.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.