Guía de Créditos Hipotecarios

Antes de comprar tu casa, debes estar seguro que has encontrado la mejor hipoteca. Encuentra aquí consejo imparcial para ayudarte a tomar la mejor decisión.

 

La decisión de comprar una vivienda no es barata, y por lo tanto, no debe ser tomada de un día para otro. Cuando decides establecerte y adquirir un inmueble, la mejor manera de financiarlo es a través de un crédito hipotecario, ya que tienes la opción de poder pagarlo durante varios años. Al igual que con la decisión de comprarla, solicitar este tipo de crédito no es algo que deba ser tomado a la ligera, por eso te presentamos esta guía donde encontrarás toda la información que necesitas saber antes de hacer realidad el sueño de la casa propia.

Cuando solicitar un Crédito Hipotecario

Comprar una vivienda es uno de los gastos más fuertes que tenemos durante nuestra vida, por lo que cuando pensamos en hacerlo, debemos estar seguros que estamos preparados económicamente para asumir esa responsabilidad.

La época para solicitar un crédito hipotecario depende de muchos factores que están relacionados sobre todo a la capacidad de pago que puedas tener, lo que se resume a tu estabilidad laboral y por lo tanto, económica. Además, es importante contar con un buen historial crediticio, ya que eso te da mayores posibilidades de que te acepten el crédito.

Por otro lado, debe tener en cuenta aspectos más personales si está pensando en solicitar un crédito hipotecario. Para empezar ¿está preparado para asumir una responsabilidad económica tan grande y que le tomará alrededor de 10 o más años terminar de pagarla?, ¿está seguro que quiere establecerse en el lugar que desea comprar?. Una vez respondidas todas esas preguntas y si cuenta con el dinero necesario para pagar la inicial del inmueble, puede tomar la decisión de si solicitar o no el crédito hipotecario.

Califica a un Crédito Hipotecario:

Cuando piensas solicitar un crédito hipotecario, el mayor temor es saber si calificas o no, esto sucede porque las entidades deben asegurarse de que no eres un cliente riesgoso y que, por lo tanto, estás en condiciones de devolver todo el dinero que estás solicitando, por lo que evalúan tu nivel de ingresos, antigüedad laboral, historial crediticio, entre otros.

Frente a esto, cada vez son más las opciones que existen para tener más posibilidades de calificar a este tipo de crédito, estas son algunas de ellas:

1. Hipoteca-alquiler

Te permite acceder al crédito luego de haber alquilado el inmueble durante dos o tres años. No necesitas una cuota inicial, pero recuerda que siempre se fijarán en tu historial crediticio y si estás o no al día en tus pagos. Esta modalidad está disponible sólo en algunas viviendas y entidades, por lo que debes averiguar sobre tus opciones.

2. Ahorro hipotecario

Te da la posibilidad de demostrar tu capacidad de pago en caso no cuentes con los documentos que justifiquen tus ingresos. Debes tener en cuenta que la cantidad de dinero que depositarás será la cuota mensual por seis meses; al final del plazo podrás calificar a la hipoteca.

3. Crédito de a dos

El beneficio de esta forma de solicitar el crédito, es que al hacerlo junto a otra persona (familiar o pareja), los ingresos de ambos se suman, dándote más posibilidades de calificar al crédito por un monto incluso más alto.

4. Uso del AFP

Si no dispones de dinero para financiar la cuota inicial para la compra del inmueble, puedes acceder al 25% de tu AFP para pagarlo. Hacer esto es una manera de facilitarte la aprobación de tu crédito hipotecario.

Entidades que la otorgan

Antes de solicitar un crédito hipotecario debe saber cuáles son las entidades que lo otorgan. Muchas personas piensan que los bancos son los únicos que ofrecen este tipo de préstamo, pero hay otras entidades financieras como las cajas municipales que también lo ofrecen. Sin embargo, para cada uno de ellos, la manera o facilidad para obtenerlos puede variar un poco.

1. Bancos

Si estás pensando solicitar tu crédito hipotecario de la manera tradicional, lo primero que debes tener en cuenta es que debes asistir al banco estando informado, entre otras cosas, sobre tu capacidad de pago. Algo que muchos especialistas consideran una ventaja más, es el mover tu cuenta sueldo, ahorros o tener una tarjeta de crédito en la entidad bancaria en la que piensas hacer tu solicitud, pero esto es válido siempre y cuando los pagos que realice con estos servicios sea menor, además de ofrecerle más beneficios.

2. Cajas municipales

Primero, es importante que sepa que no todas las instituciones financieras municipales brindan este tipo de crédito; sin embargo cada vez son más las entidades que lo ofrecen. Entre las ventajas que tiene el pedir un crédito hipotecario por este medio, es que las cajas municipales están enfocadas en los sectores con menores recursos, haciendo posible que estas personas tengan acceso a este tipo de servicio; además, sus principales sedes se encuentran en provincia.

No olvide que debe realizar comparaciones de las distintas entidades financieras para elegir la que más le convenga.

Pago:

Al momento de pagar un crédito, lo normal es pensar que debemos acercarnos hasta la entidad en la que tenemos la deuda cada mes a hacer el pago. Sin embargo, para dar más facilidades a los clientes, se han habilitado nuevas formas de pagar para evitar retrasos.

1. Pago desde aplicación

Muchas entidades financieras dan a sus clientes la posibilidad de pagar su crédito a través de la aplicación o app que pueden descargarse en el celular. Para hacerlo de esta manera, el requisito es que el dinero debe estar en la cuenta conectada a la aplicación de la entidad financiera.

2. Pago por débito automático

Esta opción es la más sencilla, así te olvidas de ir cada mes al banco a hacer el depósito. Lo que pasa con esta forma de pago, es que el banco retira el monto de la cuota automáticamente de tu tarjeta. Así, las posibilidades de atrasarse con los pagos son nulas.

3. Pago en agencia

Es una forma común de pago. Te acercas a una tienda autorizada con el dinero, lo pagas y listo.

Tasas de interés

Tasa Fija

En los préstamos de tasa fija, los bancos se comprometen a reconocer la tasa de interés pactada al inicio del préstamo sin considerar las condiciones del mercado (sean favorables o desfavorables para el banco). Estos préstamos son ventajosos para el usuario si es que se espera que durante el lapso que dura el préstamo los intereses de crédito suban.

Tasa Mixta

En este tipo de préstamo, el banco se compromete a reconocer la tasa pactada al inicio del préstamo por un lapso acordado (por ejemplo, 5 años). Luego de este lapso, las condiciones del préstamo son revisadas y se aplica una tasa ajustada. La tasa ajustada es calculada usando un promedio del mercado más un porcentaje de interés adicional pactado al momento de otorgarse el préstamo.

Compra en planos:

Existen muchas formas de adquirir una vivienda propia; sin embargo, pocos saben cómo comprarlo haciendo una menor inversión. La compra en planos resulta ideal para quienes quieren ahorrar durante el proceso.

¿Cómo funciona?

Se refiere a la compra de departamentos antes de su construcción; es decir, cuando aún están en proyecto. Una ventaja de comprar tu próxima vivienda de esta manera es que puedes ahorrar entre 5% y 10%. Además, no tienen un plazo límite para mudarte.

Otro punto importante que debes considerar, es que con esta forma de comprar tu vivienda puedes elegir los acabados y personalizar tu vivienda, pagar la inicial en partes y por último, al tratarse de una compra en preventa, los precios son más bajos.

Venta de Hipoteca:

Cuando accedemos a un crédito hipotecario, tenemos que ser conscientes de la gran responsabilidad que eso supone, ya que hablamos de una deuda que puede tardar entre 10 y 20 años en acabarse.

Algo importante a tomar en cuenta, es que durante ese tiempo son muchas las cosas que pueden suceder: puedes conseguir un mejor trabajo o puedes sufrir cambios negativos en tu presupuesto mensual. Teniendo eso en consideración, la compra de una deuda de hipoteca resulta de gran utilidad, ya que permite a los clientes ahorrar o acceder a mejores tratos con una nueva entidad financiera.

De lo que se trata una venta de hipoteca, es de trasladar tu deuda de una entidad a otra. Sin embargo, esta acción también requiere de algunos pagos que debes hacer como gastos adicionales. Es por eso que, si estás pensando en optar por la venta de hipoteca, debes asegurarte de que los beneficios que recibirás serán mayores.

Algunos de los puntos beneficiosos en los que debes detenerte a pensar son el poder negociar para obtener una mejor tasa de intereses que te permita ahorrar más dinero y, por otro lado, obtener mejor trato en cuanto a los servicios que la nueva entidad te pueda ofrecer, como seguros o cambios en los plazos de la deuda.

Consejos

1. Productos Extras:

En ocasiones, las entidades financieras le pueden ofrecer productos adicionales como seguros de vida, programas de pensiones o tarjetas de crédito. De ser el caso, debe tener en cuenta que estos productos no le pueden ser ofrecidos como una condición para que acceda a la hipoteca, sino como parte de beneficios que la entidad desea ofrecerle y depende de usted tomarlos o no.

2. Antes de asumir un crédito hipotecario

Prepararte para una fuerte inversión no es tarea fácil. Antes de asumir la responsabilidad de contar con un crédito hipotecario debe asegurarse de subsanar la mayor cantidad de deudas que tenga pendientes, ya que este tipo de crédito no es de uno sino miles de miles de soles que puede demorar en cancelar entre una y dos décadas

Las diferencias entre una entidad y otra pueden ser grandes, por eso, es recomendable que antes de solicitar un servicio financiero, compare todas las opciones del mercado para asegurarse de elegir la mejor opción a través del comparador de créditos hipotecarios de Comparabien.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.