podcast

¿Cómo salir de deudas? Un plan para conseguirlo

Enviado el Mar, 24/11/2020 - 10:00
¿Cómo salir de deudas? Un plan para conseguirlo
Salir de deudas puede ser un desafío para muchas personas que han acumulado deudas de tarjetas de crédito o préstamos. Es necesario tener un plan para saber cómo prepararse para salir de este problema.
Transcripción

Estar metido en deudas puede sentirse como estar atrapado en un pozo profundo desde donde es muy difícil salir. Si comienzas cambiando tus hábitos financieros puedes aplicar un plan para conseguir pagar tus deudas una a una, y poder disfrutar de la tranquilidad de vivir una vida sin deudas.

Soy Alfredo Ramírez y en este episodio vamos a aprender qué hacer para armar un plan para salir de deudas.

Las deudas son un dolor de cabeza para muchas familias y salir de ellas debe volverse la prioridad número 1 para conseguir una tranquilidad financiera. Las deudas pueden llevar a problemas legales, pérdida de propiedades e incluso pueden llevar a problemas de salud por el stress que causan en las personas.

Vamos a proponer un plan que nos ayude a salir de estas deudas, no importa si tienes una sola o muchas, el plan debe funcionar con cualquier número de ellas. Usa este plan como una guía, pero debes adaptarlo a tu realidad y sobre todo esforzarte al máximo para poder cumplir tu plan y llegar a la meta final.

En primer lugar debes identificar todas tus deudas. Anótalo en un papel o en una planilla, lo que buscas es tener una lista de todas las deudas que tienes.

Puede que debas al banco o la tarjeta de crédito, esas son más fáciles de identificar. También debes incluir lo que debes a otras entidades, como por ejemplo, la compañía de telefonía, o el colegio de tus hijos. También incluye lo que debes a familiares o amigos que te hayan ayudado en un momento. Lo importante es que coloques todo.

Además de anotar a quien le debes y cuánto debes, es importante que también anotes el costo de la deuda, es decir la tasa de interés cada préstamo o tarjeta que este en la lista. Esto nos va a ayudar a entender cuáles son más caras y por lo tanto conviene cancelarlas primero.

También es recomendable que incluyas cuántos meses tienes pendientes en cada deuda, es decir el horizonte de pago que aun te falta completar. Esto va a servir para ver si hay deudas que se puedan pagar más rápidas que otras.

Ahora que tienes las deudas identificadas, debes juntar un fondo de emergencia (si es que no lo tienes). Antes de comenzar a pagar es importante que juntes un fondo de emergencia que te ayude ante imprevistos. No vaya a ser que comiences a pagar tus deudas y luego tienes un imprevisto y debes volver a endeudarte para cubrir tu emergencia.

Comienza por un valor pequeño para este fondo, que sea por lo menos 1 o 2 salarios mínimos de acuerdo al país donde vivas. Júntalo, guárdalo y no lo gastes, recuerda que es solo para usar en emergencias.

Otro tema a considerar es que no sigas acumulando deudas. Si aun usas tu tarjeta de crédito para cubrir tus gastos mensuales, debes parar de hacerlo. De nada sirve que estes pagando tus deudas si tú mismo estas aumentando tu deuda cada mes. Si la tentación es muy grande, corta tus tarjetas y no pidas más préstamos.

Una herramienta muy útil en estos momentos es el presupuesto. En otros episodios de este podcast hemos explicado los beneficios de hacer un presupuesto y también hemos explicado cómo empezar a hacer el tuyo.

Uno de los factores más importantes a la hora de hacer un presupuesto es tener un objetivo claro de lo que quieres conseguir. En este caso el objetivo es muy claro: Pagar tus deudas. Así que tu objetivo será juntar ese valor consolidado de todas tus deudas en el plazo de te propongas.

Algunas deudas tienen un plazo fijo y otras tienen un plazo variable (siempre puedes pedirle a tu amigo unos meses más para pagarle lo que le debes). Tu presupuesto debe lograr separar cada mes una cantidad de dinero tal que consiga juntar lo suficiente para pagar tus deudas una a una.

Este presupuesto lo vas a tener que ir ajustando cada mes de modo que refleje los cambios en tus obligaciones. Digamos que pagas mensualmente un monto a tu tarjeta de crédito, pero gracias a tu esfuerzo conseguiste pagar toda esta deuda. Al mes siguiente ya no tendrás que pagar esa deuda y podrás juntar más para pagar la siguiente deuda en tu lista.

Otro punto importante sobre tu presupuesto es evaluar si es que tus ingresos no son suficientes para cubrir tus gastos y pagar tus deudas. Si este es el caso, entonces necesitas aumentar tus ingresos, busca un trabajo eventual que puedas hacer: dar clases privadas, o conseguir un empleo de medio tiempo, o quizás debas vender alguna propiedad, un inmueble, un auto o algunos bienes.

Te podrá parecer difícil tener que trabajar de más o tener que vender algo tuyo, pero recuerda lo que buscas es salir de tus deudas y vivir en libertad financiera. Esa tranquilidad no tiene precio!

Ok, repasemos. Ya sabes cuánto es todo lo que debes y has empezado tu travesía juntando tu fondo de emergencia. Luego empezaste a usar tu presupuesto para juntar cada mes un valor que consiga ir al pago de tus deudas. No será todo de un solo golpe, tomará meses, pero ya tienes el mapa hacia donde quieres llegar.

Ahora, la pregunta es ¿cuál deuda debo pagar primero? Esta es una pregunta muy importante porque cada deuda va generando intereses mensuales y mientras más te tardes, te costará mas. Aquí te damos algunos consejos para que escojas con cuál deuda comenzar.

Una posibilidad es que escojas la deuda de mayor costo (o tasa de interés), luego que termines con esta sigue con la siguiente más cara y así sucesivamente. Te quedarás con las deudas más baratas al final. Una ventaja de este criterio es que pagarás menos intereses a lo largo del tiempo, porque al pagar las cuentas más caras dejas de pagar deudas con mayores intereses. Este es el camino más efectivo para tu bolsillo y si puedes comienza con este criterio.

A veces las deudas más caras son las que toman más tiempo pagar, porque los montos o los plazos son mayores. En este caso, quizás te puede motivar más conseguir pequeñas victorias, así que puedes empezar por pagar primero las deudas más pequeñas (independientemente del interés de las mismas). Así podrás ir cancelando deudas más rápido y por consiguiente, liberando más dinero para pagar mas rápido las siguientes deudas.

Si eres de los que se desaniman rápido y necesitas este empujón de ánimo, este método es mejor para ti, pues te hará comenzar a pagar deudas más rápido. Si eres más racional y disciplinado, comienza por las deudas más caras, así sabrás que estás pagando menos intereses en total.

Sea cual sea la forma que elijas, lo importante es que juntes lo suficiente con tu presupuesto para pagar todos los meses y que tengas la disciplina para hacerlo. La perseverancia es el ingrediente principal en esta receta. Debes proponer cumplir tu meta y juntar cada mes, inclusive juntar más si es posible. El éxito está en tu capacidad de ahorro mensual y tu perseverancia para no desmayar y no desanimarte mes tras mes.

Si es que tienes varias deudas de tarjetas o préstamos que tienen un pago mensual, debes pagar el mínimo de todas tus deudas excepto por la deuda que estas priorizando en este momento. A esa deuda (que puede ser la más cara o la más pequeña) va a colocar todo lo extra que juntes cada mes de modo que puedas completarla más rápido. Cuando acabes con esa deuda, pasa a la siguiente, pero siempre paga el mínimo en las otras.

Pagar el mínimo (por lo menos) en todas tus deudas, evitará que seas reportado al buró o centrales de riesgo y que puedas mantener una buena evaluación crediticia. Es importante que consigas esto pues este comportamiento crediticio sería evaluado en el futuro cuando necesites de un préstamo para un objetivo mayor (por ejemplo sacar un crédito hipotecario para comprar tu casa propia).

Pueden existir casos donde no te alcance para pagar todos los pagos mínimos de tus deudas. Si este es el caso puede ser que estés con varias tarjetas de crédito y que tus gastos de intereses son altos. En estos casos existen opciones de refinanciamiento o consolidación de deuda que ayudan a juntar todas estas deudas pequeñas en una sola o también convertir varias deudas de tarjetas de crédito en un solo préstamo con un plazo mayor para pagar mensualmente.

Estas opciones de consolidación o refinanciamiento puedes discutirlas con los bancos con los que tienes las deudas o quizás otro banco esté dispuesto a comprar las deudas de los otros. Esta es otra razón por la que es muy importante que mantengas un buen comportamiento crediticio y que no esperes hasta estar atrasado en tus pagos para buscar ayuda.

Para el caso de las tarjetas de crédito existe la compra de deuda que es realizada por otra tarjeta de crédito. De esta forma otro banco se compromete en pagar todas tus demás deudas de tarjetas de crédito con unas tasas de interés más convenientes.

Si quieres comparar las tasas que te ofrecen los bancos para compra de deuda de tarjetas de crédito, puedes consultar en Comparabien, donde podrás comparar las tasas de interés y demás condiciones de todas estas tarjetas.

Un consejo final, recuerda que salir de deudas no es fácil, toma mucho esfuerzo y tiempo. Te va acostar varios meses de ajustar tus gastos e incluso puedes necesitar vender algunos bienes para pagar tus deudas, requiere un sacrificio. Es muy importante que tengas la fuerza de voluntad para lograrlo, es mucho mejor vivir sin deudas, con la libertad de tomar tus decisiones financieras sin tener que deberle a otra persona.

Tan importante como salir es asegurarte de no volver a entrar en deudas. Vive una vida plena con lo que tienes, y si necesitas más, entonces busca mejorar tus condiciones laborales o emprende, una deuda tiene un costo mucho mayor en el largo plazo.

Sigue nuestro Podcast