podcast

¿Cómo usar un presupuesto para alcanzar tus objetivos?

Enviado el Mar, 01/09/2020 - 18:28
¿Cómo usar un presupuesto para alcanzar tus objetivos?
Un presupuesto es una herramienta potente para hacer crecer tu vida financiera. En este episodio te explicaremos cómo armar tu presupuesto y cómo lo puedes utilizar para conseguir tus objetivos
Transcripción

Llegamos a fin de mes y a veces nos preguntamos ¿a dónde se fue mi dinero? En realidad es muy difícil saberlo ya que día a día hacemos muchos gastos y pagos. Un presupuesto nos ayuda a saber a donde se va nuestro dinero y aún más importante a tener el poder de decidir qué hacemos con él.

Soy Alfredo Ramírez y en este episodio hablaremos sobre cómo usar un presupuesto para alcanzar tus objetivos.

Un presupuesto es una herramienta muy importante porque te ayuda a tener equilibrio financiero y a alcanzar objetivos. Si un presupuesto se lleva bien y, principalmente, se pone en práctica, podrá darte control sobre tus finanzas y podrás utilizar tu dinero para lograr los planes que te propones.

Los presupuestos son muy utilizados por las empresas multinacionales que trabajan con miles de transacciones, miles de empleados, gastos y en muchos países. Además, se delegan responsabilidades por el control del presupuesto en pocas personas, quienes son encargadas de controlar los gastos y aprobar los casos en que se debe salir del presupuesto.

Los gobiernos también tienen presupuestos y hay debates interminables sobre cuánto invertir en cada rubro: educación, salud, fomento del empleo, etc. Los presupuestos gubernamentales son aprobados una vez al año y hacen que funcione todo el aparato del Estado, desde la recaudación de impuestos hasta las escuelas y fuerzas policiales. Todo a tu alrededor funciona con presupuestos (y a veces también no funciona)

Ahora, imagínate lo que puede hacer por ti! La clave está en cómo hacerlo y cómo llevarlo a cabo. Aun así, es increíble saber cuántas personas y familias viven el día a día sin un presupuesto.

Muchas personas no hacen un presupuesto, porque no conocen (no han tenido la educación sobre cómo hacer uno), otras no lo hacen porque piensan que es mejor vivir espontáneamente (hacer lo que se te antoje), hay quienes dicen que lo han intentado y no funciona. Otros se desaniman porque no han tenido la disciplina para cumplirlo.

Hablemos franco, hacer un presupuesto es a veces un poco difícil pues toma tiempo y esfuerzo. Cumplir tu presupuesto es aún más difícil, porque nos cuesta muchas veces dejar esos gastos pequeños, salidas fuera, comidas por delivery o lo que gastas cuando sales con tus amigos.

Pero hay algo más difícil aún que hacer y cumplir tu presupuesto, eso es, crecer tus finanzas sin llevar un presupuesto. Es imposible que tú puedas crecer financieramente sin que tengas una guía o un plan sobre cómo lograrlo y un presupuesto es justamente eso.

Todos tus planes financieros implican disciplina y esfuerzo, por ejemplo, comprar una casa o ahorrar para estudiar una maestría, un presupuesto es una herramienta clave para lograr esos objetivos. Un presupuesto es como el mapa del tesoro, te lleva desde donde tu estás ahora hacia tu destino, tus planes, tus objetivos… es decir, tu tesoro.

Pero es importante que tu uses ese mapa y que sigas los pasos, que no te distraigas, que cruces los obstáculos. El presupuesto es una pieza clave, pero tu disciplina es el otro ingrediente. Tu compromiso con tu plan es la motivación que hará que no te desanimes, que venzas la tentación de gastar de más y que puedas llegar a tu objetivo.

Ese es el primer paso, busca tu motivación, define tu objetivo. Sé muy claro en qué es lo que quieres y cuánto necesitas. Comienza por algo pequeño, cómprate ese televisor que tanto quieres, o la lavadora para la casa o la computadora o laptop que necesitas para trabajar o el viaje de fin de año. Luego pasa a planes más ambiciosos: compra tu primer auto, junta la inicial para tu casa o junta para esos estudios de especialización que ayuden en tu carrera. Lo importante es que tengas un objetivo claro. Haz un plan de cuanto debes ahorrar cada mes para lograr tu objetivo en 6, 12 o 24 meses.

Ahora que tienes un objetivo, es hora de ponerse a hacer tu presupuesto.

Para conseguir más objetivos debes comparar productos para escoger lo que más te conviene. En Comparabien puedes encontrar la información que necesitas para comparar préstamos, tarjetas, cuentas de ahorro y seguros. Puedes descargar Comparabien desde las tiendas de aplicaciones en Android e iOS y además puedes usar la web desde donde estes.

Siguiendo con el tema del presupuesto, un presupuesto es una cuenta de todos los ingresos y salidas de dinero que tendrás durante un mes, de modo que antes que recibas tus ingresos sepas cómo se va a utilizar tu dinero para pagar tus obligaciones.

Por un lado debes contar todas tus fuentes de ingreso: salarios, ganancias, ingresos de alquileres, etc. No tienen que ser necesariamente ingresos fijos, también los ingresos eventuales que puedas planificar. Si tus ingresos son muy variables, coloca el promedio de lo que has recibido en los últimos 3 meses.

Por otro lado considera todas los gastos que debas hacer en el mes. El pago de tu hipoteca o tu alquiler, los gastos de educación, pagos de prestamos, tarjetas. Además tienes que incluir los gastos que no son fijos, como las compras de comida, gastos de entretenimiento, etc. Debes pensar en todo lo que normalmente gastas y colocar un valor representativo.

Luego debes colocar el total de tus ingresos y tus gastos y compararlos. Si tus gastos son mayores que tus ingresos, estás en problemas, debes reducir tus gastos en tu presupuesto o aumentar tus ingresos buscando fuentes alternativas de ingresos. Si tus ingresos son mayores que tus gastos, vas por buen camino. Debes incluir una cantidad de dinero para ahorrar (incluirla en tus gastos) y recuerda de separar este dinero y ponerlo a ganar en una cuenta de ahorros o un depósito a plazo.

Si lo que tienes que hacer es reducir tus gastos, comienza por esos gastos que no son fijos, las salidas fuera, compras de comida, gastos en restaurantes, cines, las salidas con los amigos. Te sorprenderías de ver cuánto puedes ahorrar reduciendo estos gastos. Si al final aun no cubres tus gastos con tus ingresos vas a tener que cortar otros gastos (tv por cable, servicios) o buscar un alquiler más barato, etc. Además debes encontrar otras fuentes de ingreso para que puedas mantener tu estilo de vida.

Si tienes un excedente de dinero mensualmente, este es un buen momento para crear tu fondo de emergencia. Este fondo, que puede ser el equivalente a unos 1,000 dólares o 500 dólares según tus posibilidades, te ayudará a contar con un capital que te sirva cuando tengas gastos imprevistos que debas cubrir urgentemente (y no esté en tu presupuesto), por ejemplo: reparaciones en casa, un cambio de refrigeradora o reparar el auto.

Un presupuesto nunca es perfecto, nunca es exacto. No te desanimes si el primer mes no lo cumples 100%, lo importante es que te ayude a gastar menos y controlar tus gastos, a que puedas lograr tu objetivo cada mes, ahorrando, juntando tu fondo de emergencia.

Si estas casado, conversa con tu pareja y hagan ese presupuesto juntos, es mejor conseguir esos objetivos cuando se unen esfuerzos, además será más fácil definir los planes ya que ambos sabrán cuánto se puede gastar y para qué objetivo común se está ahorrando. Las discusiones sobre dinero son unos de los problemas principales que sufren las parejas. Un presupuesto puede ayudar a alinear los planes y expectativas que se tengan sobre el dinero en casa.

Ya tienes los ingredientes en tus manos, es hora de ponerte a trabajar. Recuerda que: “Nadie planifica como fracasar, pero muchos fracasan por no planificar”.

Sigue nuestro Podcast