5 razones para dejar atrás las cabinas de internet

Enviado el Lun, 23/02/2015 - 16:04
En el Perú, más del 40% de personas ingresan a internet, pero aproximadamente solo el 28% lo hace desde su hogar.
5 razones para dejar atrás las cabinas de internet

A pesar de que la conexión a internet fijo aumentó un 5% durante el 2014, aún son muchos los hogares peruanos que no cuentan con este servicio en sus casas y siguen recurriendo a las famosas cabinas de internet, que tanto tiempo les han brindado la posibilidad de ingresar al mundo online.

Entonces, a la hora de ver los beneficios que ambas modalidades nos dan, ¿qué conviene más? ¿Tener internet en casa o recurrir siempre a una cabina? A continuación te brindamos 5 razones para que consideres dejar las cabinas de internet en el pasado.

  1. Siempre disponible:
  2. Por más que las cabinas estén abiertas casi todo el día, siempre llega el momento en que tienen que cerrar, como todo negocio. ¿Qué hacer, entonces, si no terminaste el trabajo que debes presentar en unas horas? ¿Qué pasa si durante la madrugada te enviaron un correo que es urgente revisar antes del desayuno? Definitivamente, es más cómodo tener el servicio disponible las 24 horas del día y poder obtener rápidamente lo que se necesite en el momento en que se necesite.

  3. Falta de seguridad:
  4. Sin importar que el dueño de la cabina sea tu amigo de muchos años, esa red no es tuya y tú no eres el único usuario que se conecta a ella. No puedes estar seguro de que tus contraseñas y otros datos no corren peligro, ya que cada vez que vas a la cabina ingresas a una computadora diferente.

    Cada persona descarga diferentes cosas, entre ellas el peor enemigo: un virus. A veces ni siquiera es seguro conectar tu USB ya que al volver a casa te das cuenta de que fue infectada con virus y amenaza los archivos de tu computadora.

  5. No hay privacidad:
  6. Niños gritando por sus “batallas online”, señoras en videollamadas, jóvenes escuchando música a todo volumen y más personajes encontramos cada vez que iniciamos sesión en una de las cabinas. Si lo que quieres es estudiar para un examen o preparar algún proyecto para tu trabajo, esta no es una buena forma de hacerlo.

    La privacidad y tranquilidad que puedes encontrar en casa, no se compara con nada.

  7. Posibilidades de realizar más actividades:
  8. No tienes que preocuparte por descargar algo y que se te acabe el tiempo. Por más que el programa que estás descargando sea enorme, sabes que eso no importa porque ¡estás en tu casa! Por otro lado, ver una película por internet ya no es una opción de locos. Sin ruido, sin interrupciones y con todo el tiempo del mundo para poner pausa las veces que desees ir al baño o traer algo de comer.

    Además, usando la red de tu hogar podrán conectarse todos los que deseen y tengan el acceso a la contraseña. Esta conexión puede hacerse desde teléfonos celulares, otras computadoras, laptops, etc.

  9. Precio:
  10. Esta es una de las razones más importantes (o mejor dicho, la más importante). Muchas personas aún no han recurrido al servicio de internet desde casa porque piensan que los precios son muy elevados y que es mejor pagar por una hora que pagar por “todo el día”. Sin embargo, todo depende del perfil de usuario que tengas, ya que si pasas más de 3 horas diarias en las cabinas de internet, ya estás pagando igual y hasta más de lo que pagarías por el internet fijo.

Con el pasar de los años las tarifas de internet han variado muchísimo, de manera que si evalúas las distintas opciones que hay, podrás darte cuenta de que más de una opción te conviene. Con el comparador de internet o el comparador de paquetes de servicios de Comparabien.com, podrás ver que el mercado te ofrece muchas opciones y con precios más baratos de lo que pensabas.

Date un tiempo para revisar los pros y contras y podrás darte cuenta de que ¡vale la pena integrarse al mundo del internet desde casa y disfrutar de todo lo que te ofrece!

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.