Cuidando mi dinero: ¿Qué moneda me conviene?

Enviado por Enrique Diaz el Mié, 24/11/2010 - 20:06
Aprenda a elegir la moneda adecuada para cada caso.
Cuidando mi dinero: ¿Qué moneda me conviene?

Zulema cumple todos los días su ritual: Camino a la oficina se detiene a preguntar a un cambista "¿a cómo está el dólar?". En las noches, al llegar a casa, el precio del dólar siempre ocupa algunos minutos de la conversación con su esposo. Ellos se hacen la pregunta que muchos otros nos hacemos, ¿en qué moneda me manejo, soles o dólares? Para algunos la respuesta parecería obvia, ya que el dólar durante los últimos años ha venido perdiendo valor frente al sol. Pero el gran dilema es, ¿qué pasará más adelante?

Los peruanos heredamos de la hiperinflación de fines de los años 80, la costumbre de transar en dólares, y por ello ahora somos un país bi-moneda, ya que utilizamos tanto soles como dólares.

A pesar de la caída del dólar, muchas personas siguen eligiendo dicha moneda por considerarla más segura. No sabemos si el tiempo les dará la razón.

Entonces, esta duda la trasladamos continuamente a nuestras operaciones financieras. ¿Debo ahorrar en soles o dólares? ¿En qué moneda me conviene endeudarme? ¿Qué moneda elijo para recibir mi pensión? Entre otras. Una respuesta equivocada nos afectará los bolsillos al quitarnos poder de compra.

Lamentablemente, no hay soluciones mágicas ni universales aplicables para cualquier situación o persona. Lo más recomendable en un escenario como el actual, es poder identificar determinados criterios o guías que me permitan elegir mejor la moneda a utilizar. Los siguientes criterios podrían ser utilizados, dependiendo siempre del caso que se tenga a mano:

  • Principalmente, buscar calzar los flujos que son de entrada con los flujos que son de salida:
    • Endeudarse en la moneda en la cual genero ingresos (soles con soles; dólares con dólares)
    • Ahorrar o invertir en la moneda en la cual planeo utilizar los montos ahorrados (ej. Si planeo viajar al exterior, posiblemente necesite dólares; si deseo comprar una TV pantalla gigante, lo más común ahora es soles, etc.)
  • Temporalmente, procurar sacarle provecho a la tendencia del valor de la moneda:
    • Endeudarse en la moneda que se abarata
    • Invertir en la moneda que se percibe mas sólida
  • Si la diferencia en las tasas de interés que se aplica en las dos monedas fuera significativa (a partir de 1% al año ya lo puede ser; más aún si el monto a destinar fuera alto), entonces se podría elegir la moneda que ofrezca la mejor tasa. Compare, por ejemplo, las tasas que pagan los depósitos a plazo en soles y dólares y compruebe qué diferencias existen (ver página web de la SBS: www.sbs.gob.pe). Lo mismo puede hacer si va a tomar un crédito. Si hubiera igualdad de tasas (en alguna institución financiera de su predilección), prefiera aquella que percibe como más sólida (por ahora, el sol)
  • Tenga presente que en las dos últimas situaciones planteadas lo mejor sería embarcarse en transacciones de corto plazo porque la variabilidad en el valor de las monedas o las fluctuaciones normales de las tasas de interés pueden terminar haciéndole perder dinero.
  • En caso de que no tengamos respuestas claras a las interrogantes anteriores, entonces distribuir los recursos en las dos monedas (ej. mitad y mitad)

No hay por tanto respuesta fácil, y lo más prudente es buscar aplicar criterios como los mencionados. Asimismo, mantenerse informados acerca del valor del dólar y también de las tasas de interés que pagamos o que nos pagan. El primer paso de la receta: comparabien.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios