Los errores que no debes cometer al comprar un carro con fondos colectivos

Enviado por Equipo Comparabien el Sáb, 28/09/2019 - 09:48
Los fondos colectivos son una alternativa más al momento de comprar un auto y para sacarles el máximo provecho es necesario entender la dinámica y evitar estos errores.

Hace algunos años, para comprar un auto en el Perú, tenías dos opciones: pagarlo en efectivo o pedir un crédito. Y dentro de estos, podías elegir entre un préstamo personal y un crédito vehicular, creado exclusivamente para financiar este tipo de compras.

Sin embargo, la situación cambió, y hoy por hoy, la gama de alternativas creció aún más con los fondos colectivos. Entonces, quienes están buscando dejar atrás el transporte público y tener un carro propio, tienen una opción más para adquirirlo, según el perfil financiero que posean.

El auto puede ser comprado para movilizarse por las calles, viajar por el territorio nacional o incluso usarlo como una herramienta de trabajo, y sin importar cuál sea la razón, los fondos colectivos representan una alternativa más de financiamiento. Hoy existen siete empresas de fondos colectivos entre las que los clientes pueden optar.

¿En qué consisten?
Se les conoce como fondos colectivos al sistema en el que se adquieren bienes –en este caso, un auto- por los aportes que realiza mensualmente un grupo de personas. Este grupo cancela una determinada cuota mensual para poder llevarse el tan ansiado auto.

¿Cómo funcionan?
El cliente adquiere un certificado por el precio del auto que quiere llevarse y comienza a cancelar las cuotas mensuales establecidas. El precio de los certificados y la cuota de inscripción varían dependiendo de la compañía que elija, así como la marca del modelo disponible.

La entrega del auto puede darse a través de diferentes maneras: por sorteo –estos se realizan en las reuniones de los miembros del grupo- o por un remate de cuotas, es decir, adelantar un determinado número de cuotas para salir adjudicado y llevarse el auto.

Pero ahí no queda todo. Si estás pensando en adquirir tu auto a través de estos fondos, es importante que sepas cómo sacarles provecho y evites los errores más comunes que se presentan en estos casos.

1. Esperar que la compra resulte en un pronto plazo
Si eres una persona impaciente o simplemente, tenías la idea de tener el auto contigo lo antes posible, este sistema no es para ti. No cometas el error de comprar un certificado si no estás dispuesto a esperar por tu vehículo. En caso no, la otra alternativa que tienes es realizar un remate y así adquirir el auto en menos tiempo, pero aún en ese caso, deberás esperar un cierto tiempo para tener la oportunidad de cancelarlo todo.

2. Creer que no necesitas nada de dinero
Si bien esta es una opción ideal para quienes no cuentan con el monto de la cuota inicial, sí habrá ciertos pagos que deberás hacer, además de la cuota mensual. ¿Cuáles son? La compra del certificado y el pago de la inscripción. Es mejor que tengas claro a cuánto asciende esa suma para que así te prepares y puedas desembolsar lo requerido.

3. No conocer el sistema
Como con cualquier cosa, antes de decidir o dar el primer paso, ¡debes informarte! Si no conoces cómo funcionan estos fondos, solicita la asesoría necesaria antes de realizar la compra de tu certificado o el pago de la inscripción. No solo debes conocer cómo funciona, sino también cuáles son las mecánicas para llevarte el auto, qué tendrás que pagar al inicio al final, qué está incluido, entre otros puntos que son clave.

4. No comparar los fondos colectivos existentes
No lo olvides, no hay una sola empresa de fondos colectivos, ¡sino siete! Y cada una tiene condiciones diferentes. Un precio distinto del certificado, trabajan con diferentes marcas, cantidades distintas para los grupos e incluso, requisitos diferentes con más o menos papeles. Familiarízate con las alternativas disponibles y compáralas, así verás cuál es la que mejor se adecúa a tu perfil y te conviene más que las otras.

¿Dónde hacerlo? Puedes utilizar el comparador de fondos colectivos de Comparabien.com.pe para obtener en un mismo lugar las diferencias y similitudes, y solicitar el que por fin logre convencerte.

Ya lo sabes, esta alternativa representa un gran ahorro en cuanto a los intereses y las facilidades, ya que no requiere una evaluación crediticia profunda ni una cuota inicial tan elevada como la de los créditos vehiculares (que suele estar entre el 10 al 20% del valor del auto), pero es necesario estar dispuesto a esperar, pues se trata de una especie de ahorro programado.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios