Comprando a cuotas con tu tarjeta de crédito: Lo que debes y no debes hacer

Enviado por Equipo Comparabien el Mié, 14/11/2018 - 14:54
Si eres de los que utiliza su plástico constantemente, estas son los puntos que debes tener en cuenta al pensar en diferir tus compras.

Las tarjetas de crédito son una ayuda insuperable cuando se trata de realizar algunas compras sin tener el efectivo necesario; sin embargo, es muy fácil caer en el círculo vicioso de comprar más de lo que debemos y luego vernos en aprietos al momento de pagar lo correspondiente.

Una de las principales ventajas que los plásticos nos otorgan es la posibilidad de dividir las compras que realizamos en diferentes cuotas, de esa manera, no tendremos que pagar todo de una vez y nuestro presupuesto no se verá tan reducido. Sin embargo, no todo es felicidad, y es necesario tener en cuenta ciertos puntos básicos cuando se trata del financiamiento en
cuotas:

1. No es gratuito
Financiar en cuotas, te cuesta. Las tarjetas de crédito te dan esta posibilidad, pero mientras más cuotas, más intereses por pagar. Esto debes tenerlo presente al momento de seleccionar el número de meses que tomarás para pagar algo, de otra manera, el “descuento” que pensabas que aprovechabas, será inexistente.

2. El número de cuotas no debe sobrepasar la duración del bien
De acuerdo con los expertos, al momento de financiar no debes hacerlo en más cuotas de las que dura el bien. Por ejemplo, un electrodoméstico sí tiene una larga vida, por lo que no hay problema en financiarlo a más de 6 cuotas si es necesario, mientras que los gastos de peluquería o el consumo en algún restaurante es algo que no debería pasar de una sola cuota.

3. En lo posible, busca ser totalero
Calcula tus compras con anticipación para que, salvo ciertas excepciones, la mayoría de las veces puedas pagar el monto total a fin de mes. Esto no solo te permitirá una mayor organización de tu presupuesto, sino que habla bien de ti como cliente.

4. No consumas más del 50% de tu línea de crédito
Una recomendación básica en el uso de tu tarjeta es no utilizar más del 40% a 50% mensualmente, ya que esto demuestra que estás dependiendo de ella más de lo que deberías. Esto está sujeto a excepciones básicas, como alguna compra importante, pero en general, es una regla que deberías implementar a tus finanzas.

Si eres de los que siempre difiere sus compras, la tasa de interés es un punto que sí o sí debes tener en cuenta. En el mercado existen muchas opciones disponibles y algunas podrían darte mejores condiciones que las que actualmente tienes. Para compararlas y encontrar el plástico ideal, utiliza el comparador de tarjetas de crédito de Comparabien.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.