¿Cuentas de ahorro para niños? Lo bueno, lo malo y lo feo

Enviado por Equipo Comparabien el Mié, 26/06/2019 - 09:35
Ahorrar es una de las cosas que deberíamos estar enseñándole a nuestros hijos desde pequeña edad, pero ¿serán las cuentas de ahorro la forma ideal para hacerlo?

Hoy por hoy, hay un sinfín de jóvenes que no tienen la más mínima idea de cómo organizar sus gastos ni de cuánto dinero deberían estar ahorrando mensualmente. Y en muchos casos tiene que ver porque cuando eran pequeños, ese no fue tema que se tocara en casa. Aunque parezca mentira, los hábitos que se crean desde pequeños, son mucho más fáciles de mantener a lo largo de los años, y en el aspecto financiero no hay excepción.

Compartir con tus hijos lo que significa ahorrar y por qué es importante, te ahorrará muchos dolores de cabeza conforme vayan creciendo y pasen de etapa en etapa. Ahora, para hacerlo tienes varias opciones y una muy interesante son las cuentas de ahorro para niños.

Como lo lees, muchos bancos permiten que los padres abran una cuenta de ahorros para sus hijos y allí puedan depositar su dinero. Dependiendo del banco, tendrás beneficios como depósitos ilimitados (ya que la idea es que depositen su dinero, no que lo retiren) e incluso, tarjetas de débito con diseños.

Pero, ¿será buena idea?
La respuesta esta pregunta dependerá del uso que se le dé a la cuenta. Esto pierde le objetivo si cada vez que ellos quieren dinero, tú se lo entregas y luego lo depositan en la cuenta, pues básicamente continúas dándoles lo que desean, sin mostrarles que generar dinero involucra trabajo.

Y es que, para enseñar a tus hijos sobre el ahorro, es necesario que primero entiendan cómo se genera el dinero y cómo se gana. Entonces, si quieres abrir una cuenta de ahorros para tus hijos, asegúrate de acompañarla con algunas otras prácticas o ejemplos que serán de gran impacto para sus vidas. A continuación, te dejamos una lista:

1. Que empiecen a ganar su propio dinero:
Esta idea es un clásico, pero no por eso menos efectiva. Si antes regalabas las propinas, ahora dalas a modo de remuneración por realizar ciertas tareas adicionales a las que deberían realizar. Por ejemplo, si ellos saben que es su responsabilidad tender su cama, no les pagarás por hacerlo, pero si, por ejemplo, lavan tu auto, doblan la ropa de toda la familia, etc., puedes darles “un pago”.

2. Deja que “inviten” con su dinero:
Si ya han ganado una cantidad aceptable, pídeles que compren la gaseosa del almuerzo o algo similar, que sea cómodo pero que ellos puedan costear con su “ganancia”, y así entender que cada cosa que compras, cuesta.

3. Predica con el ejemplo:
De nada sirve motivarlos a ahorrar si tú no haces lo mismo. Muéstrales que tú también ahorras mes a mes y que con eso pueden costear ciertas cosas como las vacaciones. Incluso, puedes sentarte con ellos y mostrarles las cuentas del mes, para que vean la organización con la que se manejan.

4. Que te acompañen al mercado:
¡Sabrán que la comida no es gratis! Y que cada cosa que se compra, tiene un valor. Lo más común es que empiecen a pedir cosas, y ahí también puedes aprovechar para decirles: ¿Lo pagarás tú? Y ver cómo reaccionan.

5. Que ellos hagan los depósitos a su cuenta:
Algo que puedes hacer es juntar todo el dinero “ganado” y una vez al mes, depositarlo en el banco. Que ellos te acompañen y sean parte del proceso, para así sentirse más importantes y familiarizados con el sistema financiero.

6. Muéstrales cómo su ahorro va creciendo:
Después de unos meses, puedes preparar una tabla o solo comparar los números y mostrarles todo lo que han podido ahorrar. Incluso, pueden planear gastar una parte en algo que ellos quieran. ¡La satisfacción de comprar algo fruto de tu esfuerzo es única! Y ellos podrán ser parte de eso.

7. Las propinas no son malas:
No estamos diciendo que nunca más les des propias o que sus familiares no pueden hacerlo, simplemente, procura que también ganen su dinero y que no todo sea regalado. Además, incluso con las propinas, puedes aconsejarles que guarden una parte, en lugar de gastarlo todo.

Estos consejos son fáciles de aplicar, pero tendrán un gran impacto en la vida financiera de tus hijos. Si ellos aprenden cómo funciona el dinero y el valor del ahorro, conforme vayan creciendo aplicarán todo lo aprendido y tomarán decisiones más sabias, lo que definitivamente también te afectará de manera positiva.

No lo olvides, no todo se aprende de la noche a la mañana, pero lo ideal es que empieces con algo y así, poco a poco, verás los cambios.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios