Las nuevas formas de obtener una casa propia

Enviado el Lun, 31/08/2015 - 13:13
Las nuevas formas de obtener una casa propia

Gracias a la nueva ley promulgada por el Congreso, las opciones para adquirir un inmueble se han multiplicado. Si te quedan dudas, aquí te explicamos de qué se trata todo.

-Contrato de Arrendamiento de Inmueble destinado a Vivienda

Básicamente, el mismo proceso de alquilar un inmueble cumpliendo con el pago de cuotas mensuales establecidas en el contrato.

-Contrato de Arrendamiento de Inmueble destinado a Vivienda con Opción de Compra

Aquí, el modelo es un poco diferente. Pagarás las cuotas establecidas por el tiempo determinado en el contrato y al final del plazo, tienes la opción de comprar el inmueble cumpliendo con el precio determinado al inicio del contrato. Es decir, el tiempo que pagaste las cuotas sirve como una prueba para demostrar tu capacidad de pago, para que luego accedas al crédito. Por eso también se le llama alquiler-venta.

En esta modalidad también se puede contar con el financiamiento del banco al optar por la compra, pero se tomará en cuenta el historial del usuario al pagar las cuotas (si se atrasó en alguna, si no cumplió, etc.). Además, no hay que olvidar que el contrato debe estar registrado también en Registros Públicos.

-Contrato de Arrendamiento Financiero de Inmueble destinado a Vivienda

También conocido como Leasing hipotecario. Aquí, una institución financiera adquiere el inmueble en el que estás interesado y tú pagas mensualmente las cuotas correspondientes para que al final del tiempo pactado tengas la opción a comprarlo. Bajo esta modalidad también puedes acceder al Bono del Buen Pagador si se cumplen con los requisitos.
Lo que llama la atención es que no necesitas una cuota inicial, que es lo que abruma a muchos.

-Crédito hipotecario

Pero si deseas optar por la opción clásica, te recordamos que antes de elegir a alguna institución, lo mejor es compararlas todas, para poder ver cuál te conviene más. En el crédito hipotecario se establecerá un contrato mediante el cual, luego de haber pagado la cuota inicial respectiva, la institución bancaria adquiere el inmueble y tú vas pagando el monto restante en cuotas con los respectivos intereses. La cuota inicial debe ser no menor al 20%.

¡Más opciones para la casa propia! Pronto el sueño también será realidad para ti.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.