¿Qué puede pasar si no tengo un seguro vehicular?

Enviado el Vie, 10/02/2017 - 12:08
Saltarse este paso y salir a manejar a las calles del país no es ninguna broma y puede ocasionar más pérdidas de las que imagina.

¿Qué puede pasar si no tengo un seguro vehicular?

Si es de los que piensa que el seguro vehicular es un gasto innecesario, pertenece al 80% de peruanos que opina lo mismo. Y aunque al principio parece que estuviera ahorrando, lo cierto es que esta misma opinión puede hacerle perder mucho dinero en el futuro.

Los seguros vehiculares son productos creados pensando en prevenir futuros desastres, especialmente los financieros, ya que permiten que ante un posible siniestro, sus finanzas se mantengan estables y no tenga que gastar miles de soles en las consecuencias del accidente. Es decir, invierte hoy y se evita pagar cantidades mayores en el futuro. Pero, ¿y qué si no lo hace? ¿A qué se está arriesgando? Estas son tres cosas que en el futuro le pasarán factura:

1. Pagaría los gastos de un accidente:
Al asegurar su auto, puede estar tranquilo sabiendo que en caso de sufrir algún accidente –ya sea culpa suya o no-, solo tendrá que pagar el monto del deducible y no todas las reparaciones del auto ni los daños a terceros que se puedan ocasionar. Es cierto que el SOAT cubre los daños a los involucrados, pero no debe olvidar que su cobertura es limitada, por lo que si falta dinero, tendrá que salir de su bolsillo.

2. Pagaría la compra de un auto nuevo:
Pero, ¿qué sucede si le roban el carro? En este caso, al no tener seguro, tendrá que hacerse cargo completamente de la compra de un auto nuevo. Y es que a los que ya están acostumbrados a manejar su propio vehículo se les hace difícil regresar al transporte público. Sin embargo, al contar con un seguro que incluya la póliza Robo Total, le devolverían el valor comercial del auto, con lo que podría adquirir uno nuevo.

3. Pagaría por asistencia vial:
Olvidarse las llaves dentro del coche, que se agote la batería, entre otros problemas, pueden ocurrir en el día a día y la buena noticia es que si tiene una cobertura que incluya la asistencia vial, su seguro se encarga de todo, de manera que puede estar de vuelta en el camino en cuestión de minutos. De lo contrario, usted solo tendrá que encargarse de llevar el auto al taller o pedir ayuda.

Es cierto que en el momento la adquisición de un seguro parece un gasto pesado, pero la verdad es que si compara todas las cosas que obtiene a cambio –y de las que se libra-, se dará cuenta de que vale la pena. Recuerde que esta compra no tiene por qué ser tan costosa, lo ideal es que compare hasta 3 alternativas antes de elegir el seguro adecuado.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.