4 casos en que solicitar un préstamo personal es una inversión

Enviado por Equipo Comparabien el Dom, 22/09/2019 - 09:24
Cuando el préstamo será usado con uno de estos fines se convierte en una inversión más que un gasto y verás los frutos en poco tiempo.

Si hay un sueño que llevas contigo hace mucho o una meta que aún no has podido cumplir por falta de liquidez, un préstamo personal llega al rescate para que alcances ese objetivo. Encontrar el crédito que estás buscando, barato, en el plazo adecuado y con un proceso simple y rápido, es posible, y miles de peruanos los utilizan como mínimo, una vez en la vida.
 
El préstamo puede ser utilizado para una infinidad de cosas, entre ellas, cumplir una meta y viajar a tus vacaciones soñadas, también puedes usarlo para comprar algo que necesites en casa, como un nuevo televisor, una nueva refrigeradora, entre otros. En estos casos, debes ser consciente de que el crédito es un gasto y es dinero que deberás devolver. Sin embargo, mientras el préstamo no ocupe más del 30% de tus ingresos ni afecte tu presupuesto, no habrá nada de malo en solicitarlo.
 
Pero esa no es la única forma en la que tu préstamo puede funcionar. De hecho, hay ocasiones en las que este crédito representa una inversión más que un gasto, de manera que en el tiempo verás la recompensar por haberlo solicitado. Si no puedes pensar en ninguna situación en la que esto se aplique, te dejamos cinco:
 
1. Financiar algún estudio
Si el préstamo que solicitas es para financiar algún estudio, ya sea una maestría, una especialización o un diplomado, automáticamente deja de ser un gasto para convertirse en una inversión. Y es que, sin duda, esa decisión traerá recompensa en el futuro, ya que te permitirá fortalecer tu formación profesional, ganar un ascenso, acceder a mejores oportunidades laborales, incluso a una jefatura, entre otros.
 
2. Generar ingresos extras
Lo mismo sucede si el préstamo es solicitado como capital para emprender un negocio o generar una fuente de ingresos extra. Por ejemplo, si compraste una laptop y una impresora para brindar el servicio de tipeos e impresión, obtendrás ganancias ni bien empieces a utilizarlas. Luego, tu
 
3. Comprar herramientas de negocio
Por otro lado, si ya tienes un negocio y eres tu propio jefe, otra situación que se presenta es solicitar el préstamo para adquirir herramientas, equipos o mejorar tu negocio. De esta forma, el préstamo también se convierte en una inversión, pues las herramientas y equipos quedarán aún después de que el préstamo sea cancelado.

4. Pagar alguna deuda
Si el préstamo lo usarás para unir varias deudas y cancelarlas, de alguna manera, también termina siendo una inversión pues ahorrarás en intereses y comisiones que se cobra en cada una de las deudas como otros préstamos y tarjetas.

5. Aprender algún idioma
Otra situación en la que tu préstamo se convierte en una inversión es si lo utilizas para aprender otro idioma. ¿Sabes cuántas oportunidades se abren cuando aprendes a hablar en un lenguaje distinto? ¡Muchísimas! No solo a nivel profesional, sino personal, por lo que ese préstamo también puede ser considerado una inversión.

Pero ya sea que tu préstamo personal encaje en una de estas situaciones como si lo utilizarás para cumplir algún sueño, salir de viaje, cubrir un gasto importante, entre otras cosas, es necesario que tengas muy claro cómo afectará tu presupuesto. En primer lugar, no destines más del 30% de tus ingresos a pagar deudas, es decir, la cuota mensual del crédito no puede ser tan elevada que no te permita cubrir tus otras obligaciones.

Por otro lado, otro punto a considerar es la elección del crédito. Recuerda que la entidad que elijas debe ser la que más te convenga. Entonces no te dejes llevar solo por la publicidad que veas en televisión o la campaña que hayan realizado; en lugar de eso, compara las alternativas disponibles en el mercado. ¿Cómo lo puedes hacer? Utilizando comparadores online como el comparador de préstamos personales de Comparabien.com.pe. Aquí podrás verificar la tasa de interés que te ofrece cada entidad, las comisiones, los plazos disponibles, entre otros, y calcular cuánto pagarías en total por el préstamo. Con toda esta información, estarás en posición de tomar una decisión informada y consciente.

Así, no habrá ningún tipo de arrepentimiento en el futuro y le sacarás el máximo provecho a tu crédito.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios