El Decálogo de las Finanzas Personales

Enviado por Enrique Diaz el Mié, 11/05/2011 - 11:32
El Decálogo de las Finanzas Personales

Manuel y Raúl son dos jóvenes adultos, amigos de barrio de toda la vida, que se casaron con sus novias hace un poco más de año. Al juntarse recientemente a tomar un café; Manuel comentó que andaba preocupado porque sus gastos parecían irse de control y que ello a veces motivaba discusiones con su esposa. Raúl, que lucía relajado con su vida actual, le confesó que el secreto estaba en poder controlar la finanzas familiares, para lo cual hasta se animó a compartirle unos consejos que él denominaba el decálogo de las finanzas personales

  1. Haz un presupuesto: pon orden a tus cuentas.
  2. Es importante hacer corresponder los ingresos con los gastos. Para ello el primer paso es identificar, en lo posible, todos los ingresos y gastos. Ello permite sincerar las cuentas familiares pero también incluso ayuda a priorizar algunos gastos sobre otros. Has un presupuesto real y sincera tus cuentas. Ten en consideración todos los gastos relevantes, incluso aquellos que no les ves un beneficio inmediato pero que te servirán para ahorrar mucho dinero en el futuro, como es el caso de los planes y seguros de salud.

  3. Fijarás con claridad tus objetivos.
  4. El verdadero ejercicio con presupuesto se refleja cuando nos toca proyectar los ingresos y gastos de los meses futuros. Al hacerlo descubriremos si tendremos excedentes o faltantes, lo cual nos permitirá planificar, es decir anticiparnos a esos eventos. Además, cuando notemos que el dinero que generamos fuera insuficiente nos obligará a poner por delante unos gastos frente a otros. En otros términos nos conduciría a esclarecer nuestros objetivos (viajes, educación, compras de activos importantes como un televisor, etc.). Hay objetivos inmediatos y otros mas demorados; lo importante es definir como llegaremos a ellos.

  5. Aprovecha oportunidades para generar más ingresos
  6. Es usualmente imposible que podamos alcanzar todos nuestros objetivos, o al menos que los podamos conseguir simultáneamente. El alcance de los mismos dependerá de los recursos que dispongo. Por ello cada vez que pueda generarme un ingreso extra no debería desaprovecharse pues me permitirá acercarme a mis objetivos de mejor forma. Cada sol extra cuenta, y por tanto tomemos en serio oportunidades pequeñas o grandes de poder generar mas ingresos.

  7. Al gastar usa mas la cabeza que el corazón (no gastes por gastar)
  8. Siempre estaremos tentados a aprovechar las ofertas y descuentos que figuran en los anuncios de múltiples catálogos que acompañan al diario dominical. Sin embargo por más beneficiosas que se presenten muchas de estas alternativas, necesitamos evaluar si nuestras condiciones financieras nos permitirán solventar los pagos que acarrea dicha compra. Ten siempre presente tu presupuesto, y sobretodo sí algún gasto no previsto afecta la obtención de tus objetivos.

  9. Siempre honrarás tus deudas y obligaciones.
  10. El contraer una deuda es como establecer un matrimonio pues deberá ser honrada y respetada, en salud y en enfermedad, tanto en riqueza como en la pobreza hasta que la muerte los separe. El incumplir este tipo de obligaciones puede tener implicancias muy grandes, entre las cuales la más importante es la restricción del financiamiento futuro. Si dejamos de pagar una deuda esto queda registrado en las centrales de riesgo, las cuales no calificarán como un mal pagador, por lo que los bancos y demás instituciones financieras al ver esto se rehusaran a brindarnos un nuevo préstamo aún y si estamos en condiciones holgadas para solventarlo.

  11. Tarjetas de crédito: frágil, trátese con cuidado.
  12. Las tarjetas de crédito son un mecanismo útil como medio de pago (evitamos andar con efectivo), pero muy onerosas como medio de financiamiento (sí quiere endeudarse use otras alternativas). Por ello deben usarse cuando se utilizan responsablemente y de manera que siempre podamos hacerle seguimiento. Se pueden ganar muchos otros beneficios como millas y similares; pero lo prudente es cancelar los montos utilizados a la brevedad. Por eso hay que estar atentos y resistirse a tentaciones de recibir nuevas tarjetas que finalmente no podríamos manejar o terminarán complicando nuestras finanzas.

  13. Serás previsor: desarrollarás un plan de ahorros e inversiones.
  14. Toda vez que nos hemos propuesto un objetivo, el paso siguiente es delinear el camino a seguir de cara a su consecución, para ello una parte comprende acotar mis gastos innecesarios y la otra evaluar alternativas de ahorro e inversión. Este plan debe contener una serie de alternativas de ahorro e inversión que permitirán ir logrando los distintos objetivos en diferentes plazos
    Debemos ser metódicos en nuestro patrón de ahorro, es decir mes a mes, provisionar parte de nuestros ingresos y constituir un fondo que nos permita maniobrar a lo largo de nuestras vidas.
    El recurso más escaso no es el dinero, sino el tiempo. Aún los hombres más ricos del mundo no pueden comprar una hora más en su día. La idea dentro de nuestro manejo financiero es empezar cuanto antes, pues cuanto antes tomemos las riendas de nuestro manejo económico antes podremos ordenar nuestros gastos y comenzar a que nuestros recursos sean productivos, encaminándonos a alcanzar nuestros objetivos

  15. Conoce quién eres financieramente: Evitarás copiar a tu prójimo.
  16. El que una estrategia de ahorro e inversión en particular resulte beneficiosa para una persona no quiere decir que si aplicamos exactamente la misma a otra persona los resultados sean los mismos. En el mundo de las finanzas no existe la mejor estrategia de inversión, en su lugar tenemos la mejor estrategia de inversión para cada persona, debido a que las personas tienen necesidades y perfiles diferentes. Cada estrategia dependerá primero de los objetivos que me he trazado, y segundo de mi actitud frente al riesgo: ¿me gusta arriesgar cuando invierto o ahorro o más bien soy conservador y muy precavido?. Siempre recordemos que cuando ahorramos o invertimos hay ciertas posibilidades que pierda parte o todo mi dinero (eso se llama riesgo)

  17. Edúcate financieramente
  18. En la vida nunca se termina de aprender, mucho mas sí se trata de cómo administrar el dinero. Ello en virtud que los sistemas financieros se vuelven cada vez mas amplios y complejos. Sólo podremos decidir mejor sí estamos mejor informados, y para eso cabe asegurarse que nos tomamos parte de nuestro tiempo a educarnos en los distintos temas financieros. No se trata de volvernos expertos, pero sí de recibir orientación clara sobre las alternativas que se me ofrecen y como funcionan. Considéralo como una importante inversión.

  19. El dinero no lo es todo
  20. Siempre será importante recordar que el dinero es un fin para un medio: nuestro bienestar. Al planificar y definir objetivos (en familia) se compartirán expectativas y sueños, y en el proceso disfrutarán de sus logros. Lo importante es controlar sus finanzas y no al revés. Ello les permitirá vivir mejor.

Compartamos esta historia pues nos beneficiará a muchos!

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.