¿Qué es un clasificador de gastos?

Actualizado el 3 de Mayo 2023
¿Qué es un clasificador de gastos?

Un clasificador de gastos es un sistema de codificación numérica utilizado para clasificar y registrar los gastos del gobierno. 

El clasificador de gastos es utilizado por el Ministerio de Economía y Finanzas para llevar un registro detallado de los gastos del Estado y su respectivo destino. 

Productos Personalizados

Productos Recomendados:

Ahorros

Interbank

Cuenta de Ahorros Súper Tasa
Soles

hasta 4.50% TEA

Sin costo de mantenimiento
Banco Pichincha

Cuenta de Ahorros Preferente
Soles

5.50% TEA

Sin costo de mantenimiento
Financiera OH

AhorraMás
Soles

6.00% TEA

Sin costo de mantenimiento

Aplican condiciones según las especificaciones de cada producto

Esta herramienta permite una mejor gestión y control del presupuesto público, y es utilizada por todas las entidades públicas del país para presentar su información financiera de manera estandarizada y homogénea. 

Además, el clasificador de gastos permite una mayor transparencia y rendición de cuentas por parte del gobierno hacia la ciudadanía.

¿Cuáles son los clasificadores presupuestales?

Los clasificadores presupuestales son herramientas utilizadas para clasificar los ingresos y gastos del Estado. 

El clasificador presupuestal de ingresos se utiliza para registrar y clasificar únicamente los ingresos del Estado, mientras que el clasificador presupuestal de gastos se utiliza para clasificar todos los gastos.

El clasificador presupuestal de gastos está compuesto por varias clasificaciones, como el Clasificador por Objeto del Gasto (COG), el Clasificador Funcional del Gasto (CFG), el Clasificador por Fuente de Financiamiento (CFF), y el Clasificador Institucional (CI), entre otros. 

Cada uno de estos clasificadores se utiliza para identificar y clasificar diferentes aspectos de los gastos del Estado, como la naturaleza del gasto, la función que cumple, la fuente de financiamiento y la entidad que lo ejecuta.

¿Qué es un gasto fijo y variable?

Un gasto fijo es aquel que se mantiene constante a lo largo del tiempo, independientemente de la producción o ventas de una empresa. 

Un gasto variable es aquel que cambia en función de la producción o ventas de una empresa. 

Es importante para las empresas identificar y controlar sus gastos fijos y variables, ya que esto les permitirá tener una mejor planificación financiera y una gestión más eficiente de sus recursos.

¿Qué es el gasto variable?

El gasto variable se refiere a aquellos costos que fluctúan en función de la cantidad de bienes o servicios producidos o vendidos por una empresa, pueden incluir, por ejemplo, el costo de los materiales necesarios para producir un bien, el pago de comisiones por ventas realizadas, o el costo de envío de productos a clientes. 

Están directamente relacionados con la producción o ventas de una empresa, por lo que pueden variar de un período a otro. 

Es importante para las empresas identificar sus gastos variables y controlarlos adecuadamente, ya que esto les permitirá mejorar su rentabilidad y tener una mejor planificación financiera.

¿Cómo se dividen los gastos fijos?

Los gastos fijos se pueden dividir en diferentes categorías en función de su naturaleza. Una de las divisiones más comunes es la que se hace entre los gastos fijos administrativos y los gastos fijos de operación. 

Los gastos fijos administrativos son aquellos que están relacionados con la gestión y administración de la empresa, como el alquiler de oficinas, el pago de servicios básicos, el salario de los trabajadores de oficina, entre otros. 

Por otro lado, los gastos fijos de operación están relacionados con la producción o la prestación de servicios de la empresa, como el alquiler de maquinaria o equipo, el pago de salarios de trabajadores de producción, o el costo de mantenimiento de las instalaciones. 

Es importante para las empresas identificar y controlar sus gastos fijos para mejorar su rentabilidad y tener una gestión más eficiente de sus recursos.

¿Cuáles son los gastos fijos ejemplos?

Algunos ejemplos de gastos fijos son el alquiler de oficinas o locales comerciales, el pago de servicios básicos como agua, luz, teléfono e internet, los salarios de los trabajadores de oficina, los gastos de mantenimiento de las instalaciones, los impuestos y tributos, y otros costos recurrentes que se deben pagar de manera periódica. 

La optimización de los gastos fijos puede ayudar a las empresas a tener una mejor planificación financiera y a ser más competitivas en el mercado.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.