Tres situaciones en las que vale la pena pedir una compra de deuda

Enviado el Mié, 13/01/2016 - 11:05
Una compra de deuda es conveniente en ciertas circunstancias, aprende a identificarlas y potencia tus finanzas.
Tres situaciones en las que vale la pena pedir una compra de deuda

La compra de deuda se da cuando un banco decide comprar todo el monto que le debes a la otra entidad financiera y para convencerte te ofrece una tasa menor y otros beneficios. Es decir, si aceptas, ahora ya no le deberás al banco X sino al Y.

Muchas personas optan por la compra de deuda cada vez que realizan una compra grande, sin darse cuenta de que este mecanismo puede llegar a ser peligroso si no se maneja con cuidado. Estas son tres situaciones en las que una compra de deuda sería una opción ideal.

1. Cuando te ofrecen una tasa mucho más baja
Esta es la principal razón por la que deberíamos aceptar una compra de deuda, ya que implica que ahorraremos en intereses. Debes tener en cuenta que a veces hay costos adicionales y si esos costos terminan siendo más grandes que el ahorro que tendrás con la tasa baja, entonces no valdrá la pena.
Por eso es que no debes aceptar la compra de cualquier banco, primero verifica cuáles son tus opciones y compáralas para ver cuál te conviene más. Para eso puedes utilizar el comparador de tarjetas de Comparabien, seleccionando la opción ‘compra de deuda’.

2. Cuando tienes deudas con muchos bancos
La compra de deuda te da la posibilidad de pagarle solo a una entidad lo que antes pagabas a varias. Así ahorras no solo tiempo pues no irás a pagar a cada banco, sino también comisiones, seguros, etc. Si tienes deudas en varias instituciones financieras, la compra te permite unificarlas.

3. Cuando también necesitas efectivo extra
Algunos bancos te ofrecen, además de comprar la deuda, un monto de efectivo bajo la nueva tasa que te otorgan. Si necesitas realizar un pago urgente, esta podría ser una buena opción.

La idea es que verifiques si la compra de deuda es buena para tu situación actual. No hay que tenerle miedo, sino por el contrario, saber usarla.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.