5 razones por las que un Depósito a Plazo es ideal para los malos ahorradores

Actualizado el 2 de Octubre 2017
Los depósitos a plazo no solo hacen crecer tu dinero, sino que ayudan a educar financieramente a quienes no pueden ahorrar.
deposito a plazo

Si se trata de hacer crecer el dinero, los Depósitos a Plazo Fijo son la opción perfecta, pues te ofrecen diferentes ventajas que ayudarán a que tus ahorros se incrementen sin tener que hacer nada. Pero además, representan una gran oportunidad para aquellas personas que sienten que el ahorro no es compatible con su personalidad.

Si eres de aquellos que apenas tiene algo de dinero, corre a gastarlo, este producto es ideal para que eso deje de pasar. Estas son cinco característias de los Depósitos a Plazo:

Lista de Productos Sugeridos

Productos Recomendados:

Depósitos a Plazo

Financiera Efectiva

Depósito Renta Efectiva

8.50% TEA

Monto: S/ 50,000 a más
Plazo: 720 días a más

Banco de Comercio

Campaña Deposito a Plazo Fijo

8.25% TEA

Monto: S/ 1,000 a más
Plazo: 1080 días a más

Aplican condiciones según las especificaciones de cada producto

1. No puedes retirar el dinero

Al firmar el contrato de un depósitos a plazo, te comprometes a dejar el dinero en la entidad financiera hasta que termine el plazo establecido. De esa manera, aunque haya días de tentación, podrás superarlos sabiendo que hay un contrato de por medio. No es que retirarlo sea imposible, pero en la mayoría de casos tendrías que renunciar a los intereses o pagar una penalidad.

2. No tiene una tarjeta de débito/crédito

Los depósitos a plazo no son como una cuenta de ahorros, no tendrás una tarjeta de la que podrás retirar el dinero, por lo que cada vez que salgas no tendrás que luchar con todas sus fuerzas para no gastar el dinero.

3. El crecimiento motiva

Si comparas las diferentes opciones de depósitos a plazo y escoges una tasa de interés que te convenga, podrás sacar las cuentas y darte cuenta de cómo tu dinero va creciendo con solo dejarlo allí.

4. No requiere ningún “mantenimiento”

No es necesario que todos los meses ratifiques las condiciones de tu depósitos a plazo; por el contrario, una vez que lo abres, prácticamente puedes ‘olvidarte de él’ hasta que te acerques a la fecha del vencimiento y decidas si quieres retirar el dinero o renovar el compromiso.

5. Recibe la recompensa al final

Una vez que el plazo se cumple, recibe los intereses y observa cómo tu dinero ha incrementado sin tener que hacer ningún esfuerzo. También puedes recibir la ganancia mes a mes, pero es aconsejable dejarla hasta el final para que el ahorro sea mayor. Ya sea que pertenece al grupo de los malos ahorradores como si no, los depósitos a plazo son una opción fácil y rápida para empezar a hacer crecer tu dinero.

Recuerda que los bancos y las cajas ofrecen diferentes tasas de interés, por lo que antes de elegir puedes comparar las alternativas en Comparabien y simular cuál es el interés que recibirás en cada una. 

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.