7 términos que nunca escuchaste y que te ayudarán a sacar provecho de tu seguro vehicular

Enviado por Equipo Comparabien el Mié, 21/08/2019 - 09:37
Al tener un seguro vehicular puedes acceder a muchísimas coberturas, pero si no conoces los términos más importantes, ¿cómo podrás usarlo y hacer que rinda tu inversión?

En el mundo de los seguros vehiculares hay mil y un pólizas que un cliente puede adquirir. Básicamente, tienes muchas coberturas para elegir, dependiendo del nivel de protección que busques, de lo que estés dispuesto a pagar y de los beneficios adicionales que quieras sumarle a la póliza elegida.

Ahora, al momento de elegir e incluso, una vez que ya tienes un seguro, te conviene tener clara toda la información referente a la póliza. Esto porque, de otro modo, podrías pasar por alto ciertos puntos clave, sobre todo en temas que pueden resultar útiles y ayudarte a sacarle más provecho al seguro. Para lograrlo, te dejamos algunos términos que no suelen ser conocidos por la mayoría de asegurados, pero que sí o sí te ayudarán a tener una visión más clara de tu seguro vehicular.

GLOSARIO DE TÉRMINOS

Ajuste de prima:
Este término se hace conocido una vez que la póliza se vence, cuando el año se ha cumplido. Al momento de la renovación, la aseguradora realiza un ajuste de la prima para adaptarla a nuevos valores o tarifas, dependiendo del estado del vehículo y del historial del conductor durante ese año. En ese ajuste, la prima puede aumentar o reducirse.

Ausencia de control:
Se trata de una cláusula bastante curiosa que se dedica a cubrir lo que se excluye en cualquier otro tipo de póliza. Por ejemplo, situaciones como el vehículo participando en una competencia o pruebas de velocidad, cuando está prestando un servicio público como un taxi, cuando está en posesión de personas extrañas, cuando está circulando por espacios no autorizados, entre otros. En la mayoría de casos, las pólizas incluyen esta cláusula, pero solo se activa si al momento del siniestro, el conductor es otra persona y no el asegurado.

Condiciones particulares:
Si lees eso en tu contrato, debes saber que se refiere a aspectos individuales del seguro, que tienen que ver principalmente con el contrato particular para ese caso, por ejemplo, nombre y dirección del asegurado, el valor de la prima o las fechas de inicio y finalización de la cobertura. Se suele mencionar que son los aspectos que se “negocian” entre ambas partes.

Daño a terceros:
¿Quiénes son los terceros y qué se entiende por el daño que les ha sido causado? Se trata del daño material que se pueda haber causado a las cosas o a los animales, así como el daño físico ocasionado a otras personas en algún accidente de circulación o siniestro relacionado con el auto.

Endoso:
El endoso es nada más y nada menos que un documento que emite la misma aseguradora y que tiene como misión hacer modificaciones o aclaraciones a alguna condición de la póliza vigente. Este documento pasa a formar parte del mismo contrato del seguro.

Evaluación del daño:
En caso de algún siniestro, para poder activar la póliza es necesario que la aseguradora realice la evaluación del daño, que es la estimación del valor económico o monetario de la pérdida del asegurado por el evento. Es decir, la estimación de a cuánto dinero ascienden los daños ocasionados.

Riesgos no asegurables:
Como su nombre lo dice, son los riesgos especificados por contrato que la aseguradora deja fuera y no incluye dentro de la cobertura de la póliza adquirida.

Valor comercial:
Es uno de los términos más usados y lo escucharás sin importar de qué aseguradora se trate. Básicamente, se entiende por el valor comercial del auto que está asegurado al valor que tenga un vehículo con las mismas características (marca, modelo, año y estado de conservación) en el mercado. Para establecerlo, las aseguradoras consultan diferentes fuentes y esta información se actualiza constantemente.

Como ves, estos son siete términos que definitivamente te permitirán entender mejor tu seguro y descubrir algunas cláusulas o aspectos hasta el momento desconocidos. Si te queda alguna duda, consúltala con tu aseguradora y recibe toda la información que puedan darte. Solo así le darás el uso correcto a tu seguro.

Si aún estás escogiendo qué seguro le pondrás a tu auto, no te dejes llevar solo por comerciales o promociones. Toma el tiempo para averiguar acerca de lo que ofrece cada compañía aseguradora, compara las alternativas en sitios confiables como Comparabien.com.pe, y toma una decisión consciente, que será la mejor para tu vehículo.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios