¿Cómo saber si el seguro oncológico que quiero es el ideal para mí?

Enviado por Equipo Comparabien el Mié, 31/07/2019 - 09:59
El mercado de seguros contra el cáncer ha crecido en los últimos años y hoy por hoy es posible encontrar productos aptos para todo bolsillo.

La época en que los seguros oncológicos eran desconocidos ha quedado atrás. En los últimos años, estos productos han crecido mucho y cada vez son más las aseguradoras que los ofrecen, lo que permite que quienes estén interesados, tengan una gama de opciones para escoger.

Antes, solo algunos pocos conocían para qué era un seguro contra el cáncer y una minoría reconocía que era importante adquirirlos. Con el paso del tiempo, en todas partes se ha visto cómo esta enfermedad ataca cuando menos te lo esperas y a quiénes menos lo pensabas, lo que ha permitido que más personas comprendan la importancia de adquirir este tipo de seguros.

Un seguro oncológico te permite respirar tranquilo y estar preparado en caso aparezca esta enfermedad, ya que cubre el tratamiento y todo lo que éste involucra, por una cantidad mucho menor a la que costaría realmente tratarla por tu cuenta. Antes, quienes se preocupaban de eso eran los padres de familia, pero hoy son muchos los jóvenes que ya están asegurados o están pensando en asegurarse ellos y a sus papás.

En todo el proceso de elegir un seguro de este tipo, una de las preguntas más grandes es cómo saber de que la alternativa elegida es realmente la correcta para tu perfil. ¿Existe una fórmula mágica? La verdad es que no. Pero sí hay algunos puntos que puedes tomar en cuenta y analizar para escoger el seguro que más te convenga.

¿Qué debes buscar en un seguro oncológico?
En primer lugar, revisa las coberturas. Las aseguradoras colocarán el monto hasta el que funciona la cobertura. Es decir, cubrirá los gastos del tratamiento de la enfermedad hasta que se cumpla con el monto estipulado. Por otro lado, existen algunos seguros con cobertura ilimitada, que no cuenta con un monto específico y continúan cubriendo el tratamiento hasta lo que se necesite. Entonces, deberás preguntarte qué tipo de cobertura es la que deseas.

En segundo lugar, además del valor que se cubre, debes mirar qué es lo que incluye la cobertura. Algunas pueden no incluir algunos procedimientos como el trasplante de médula ósea o las llamadas terapias biológicas, y dedicarse a cubrir solo las quimioterapias clásicas. Puntos adicionales es que algunas aseguradoras admiten las reconstrucciones, como es el caso del cáncer de mama y la reconstrucción de seno, pero solo en las pólizas más completas, mientras que las más básicas no cubren estos procedimientos.

En tercer lugar, otra cosa a considerar es que cada seguro trae beneficios extras, al igual que los seguros vehiculares, de viajes o de hogar. En el caso de los seguros oncológicos, algunas aseguradoras cubren también el tratamiento en el extranjero, permitiéndote viajar para obtener otra opinión.

Por otro lado, algunas cubren el transporte del paciente si este radica fuera de Lima, permitiéndole acceder al tratamiento en la red de clínicas correspondiente. Otro beneficio es cubrir la alimentación del acompañante cuando el paciente es pediátrico. Entonces, para elegir, toma en cuenta cuáles son los beneficios que más te interesaría tener y con eso, podrás ver qué cobertura es la que deberías contratar.

Algo que no debes dejar de leer son los términos y condiciones que tiene la aseguradora, ya que ahí es donde se expresa qué es lo que el seguro no cubrirá, así como el periodo de carencia, es decir, el tiempo que demorará el seguro en activarse y ayuda a asegurar que la persona que adquirió el seguro no lo hizo cuando ya tenía la enfermedad. Este suele durar unos 90 días, pero dependerá de la aseguradora determinar el tiempo específico.

El precio también es algo que deberás mirar, y una ventaja que ofrecen algunas aseguradoras es ofrecer un precio más barato si realizas el pago anual o si cancelas con tu tarjeta de crédito. Analiza estas alternativas porque podrían convenirte más de lo que piensas. No olvides que el precio se verá afectado por la edad del paciente. Si eres joven, la cobertura tendrá un precio distinto a que si intentas afiliar a tu mamá o tu papá. Pero no por eso será menos importante que lo hagas.

Por último, el seguro que elijas sí o sí debe ofrecerte los exámenes preventivos anuales. Estos ayudarán a evaluar tu salud y prevenir cualquier posible riesgo de cáncer, ayudando a detectarlo de manera temprana y empezar el tratamiento en caso de ser necesario. Estos chequeos son anuales e incluyen una serie de exámenes médicos, que van desde sangre hasta revisión física.

Para revisar las opciones, utiliza el comparador de Comparabien.com.pe.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios