¿Puedo trasladar mi deuda hipotecaria?

Enviado el Jue, 13/02/2014 - 15:18
Antes de cambiar tu crédito hipotecario a otro banco, necesitas comparar las condiciones, TCEA, los gastos de seguro y trámites administrativos.
¿Puedo trasladar mi deuda hipotecaria?

Después de un largo proceso de calificación crediticia y trámite notariales, te aprobarón tu crédito hipotecario. Cada mes destina un porcentaje importante de su ingreso para pagar la cuota por el largo periodo establecido en el contrato firmado.

Felizmente, tiene la posibilidad de reevaluar su créditola y buscar una alternativa que brinde mejores condiciones; tales como un monto menor al pago que viene haciendo hasta el momento.

El traslado de deuda hipotecaria es una alternativa que ofrece el mercado financiero y que nos permite acceder a mejores beneficios. Probablemente al inicio de la operación su nivel de riesgo era más alto. En la actualidad sus condiciones como: situación laboral, sueldo, historial de crédito, entre otras cosas, han mejorado.

Evalúe, si su crédito hipotecario cuenta con una tasa de interés de 11%, luego de unos 5 años se podría intentar alcanzar una de 9% .

Entonces, si se está animando a buscar un cambio de crédito hipotecario a otro banco, necesita conocer lo siguiente:

  1. Las Bases:
  2. El primer paso implica buscar una entidad financiera que brinde el servicio de compra de deuda, ojo que son muy pocas las entidades que en la actualidad ofrecen esta opción, por lo que la tarea será relativamente fácil, así que desde ya le contamos que va tener que pasar nuevamente por una calificación crediticia, no tan engorrosa como la inicial pero puede valer la pena por el ahorro futuro.
    Para ello tenga a la mano documentos como boletas de pago, estados de cuenta de afp, la corrida de cuotas del actual crédito, copias de DNI de ambos conyugues (de ser el caso), entre otros.

  3. Condiciones:
  4. En algunos bancos las condiciones de traslado de deuda convienen sólo si tu plazo restante es menor a 20 años, evalúe esa posibilidad, no querrá cambiar su crédito a menos tiempo y que la cuota se eleve.

  5. Nueva Cuota:
  6. No es suficiente comparar el porcentaje de interés que nos ofrecen los bancos, es muy importante ver los costos asociados a estos, como lo son los seguro de desgravamen y el que se aplica a la propiedad. Es decir que hay que verificar la nueva cuota real que se pagaría en comparación a la que actualmente se tiene, compare la TCEA del crédito anterior y del actual.

  7. Gastos Varios:
  8. Necesita considerar una cantidad para hacer los pagos notariales necesarios para liberar el inmueble de la primera hipoteca y luego lo correspondiente para constituir la segunda. Estos pagos son al contado con la notaría escogida y no se financian en la operación de traslado, aunque se puede solicitar un préstamo personal paralelo; Si el banco está interesado en realizar la operación, puede ofrecer tasas preferenciales para este préstamo. Considere la opción de sumar la cuota de ese préstamo a la cuota hipotecaria por un plazo no mayor a 36 meses.

Caso Mivivienda
Los créditos Mivivienda son un punto a aparte pues al tener un porcentaje que es asumido por dicho fondo, tienen ciertas regulaciones para poder realizar prepagos.

Al momento de hacer un prepago parcial o total de una operación de este tipo, se pierde el porcentaje del bono en forma proporcional al prepago realizado. Es decir, si yo cancelo 30 mil soles de una operación de 100 mil soles, estaré perdiendo el 30% del bono en caso de un pago parcial.

En un pago total, si llevo pagando 50 mil soles en 5 años y me falta pagar 100 mil soles en 10 años más, (una operación de 150 mil soles en 15 años), para hacer un prepago de la totalidad restante, perdería el 66% del bono.

Esto es un punto a evaluar que se le debe incluir al cálculo de las dos alternativas y definir la más conveniente. Recuerde que la nueva operación sería un crédito hipotecario y ya no podría ser Mivivienda.

Observe
Finalmente y a manera de resumen, los beneficios que nos puede traer dicha operación pueden ser:

  • Mejora en la cuota mensual por una variación del interés
  • Ampliación de los plazos de la operación lo que conlleva a una disminución de la cuota
  • Mejora en los gastos de seguro de desgravamen y de riesgos de la propiedad (implicados en la nueva cuota)

---
Sigue a Marcello en twitter @cellomh y en facebook

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.