¡Ya pagan la grati! Y esto es lo que deberías considerar antes de gastarla toda

Enviado por Equipo Comparabien el Dom, 30/06/2019 - 17:00
Tienes tres opciones: la gastas, la ahorras o la inviertes. Lo que decidas, usa estos consejos para sacarle el máximo provecho.

Julio es sinónimo de “riqueza” para la mayoría de peruanos y la razón es una sola: ¡La grati! El pago de la gratificación es para muchos la oportunidad de salir de deudas, hacer nuevas adquisiciones, entre otras decisiones. Pero ¿cuál será la alternativa correcta?

Si eres de los que recibirá este pago por primera vez, es normal que tengas dudas sobre qué hacer, y antes de que salgas a la calle y decidas gastarlo todo, te dejamos algunos consejos básicos para darle un buen uso a tu grati y le saques el máximo provecho.

Aunque gastártela es el primer impulso que tienes, no siempre resulta lo mejor. En realidad, es importante que consideres las diferentes opciones que tienes para este dinero, y así sabrás qué es lo que más te conviene.

¿Cuánto recibiré?
En primer lugar, para calcular cuánto es lo que te corresponde recibir a modo de gratificación deberás tener en cuenta el tiempo que llevas laborando en la empresa. Si llevas más de seis meses en la planilla de la empresa, te corresponderá un sueldo completo y sin descuentos. Es decir, si tu sueldo es de dos mil soles brutos, recibirás otros dos mil soles a modo de grati.

Si al 1 de julio, llevas menos de seis meses, deberás calcularlo de la siguiente manera: (tu sueldo / 6) x la cantidad de meses que llevas trabajando. Entonces, si tu sueldo es de 3 mil soles brutos, y llevas trabajando 4 meses en esa empresa, recibirás como gratificación, dos mil soles.

¿Qué opciones tengo?
Ahora que sabes cuánto recibirás, puedes comenzar a planear qué hacer con este monto de dinero extra. Las opciones son simples: La gastas, la ahorras o la inviertes. Pero la decisión que tomes dependerá de tu situación financiera actual y también de tus metas. Por eso, la recomendación es que tomes unos minutos para hacer una mini evaluación y así saber qué es lo que más te conviene.

Gastarla:
Si decides gastar tu grati, procura que no sea en un capricho de última hora; por el contrario, aprovecha para revisar qué compras tienes pendientes. Por ejemplo, si estuviste pensando en adquirir una nueva laptop, porque la actual ya no funciona bien, o si decides llevar un curso que potenciará tu cv, comprar un nuevo electrodoméstico que ayudará en casa, arreglar algo en tu vivienda, etc. En cualquiera de los casos, la idea es que no sea una compra innecesaria, así le sacarás provecho.

Ahorrarla:
Una de las decisiones más sabia es ahorrarla, sobre todo si mensualmente no tienes un hábito de ahorro muy fuerte. Entonces, para hacerlo puedes depositar el dinero en tu cuenta de ahorros, pero lo ideal y que no debes olvidar es que ese dinero debe crecer, por lo tanto, lo que te conviene es ahorrarlo en una cuenta que tenga una buena tasa de interés.

¿Eso existe? Claro que sí. Las entidades financieras son las que te pagan intereses a ti cuando utilizas tu cuenta de ahorros, así que debes elegir con cuidado dónde la depositarás.

Invertirla:
Otra de las opciones es invertirla. De esta manera, tu dinero crecerá a un ritmo más acelerado y obtendrás mayores ganancias. Dentro de esta alternativa, puedes optar por los fondos mutuos. Estos son una opción con una buena tasa de retorno, si estás dispuesto a asumir un ligero nivel de riesgo. Además, no olvides que, si necesitas más información, en la entidad que elijas estarán dispuestos a resolver todas tus dudas.

Por otro lado, si buscas una inversión de un perfil más conservador, los depósitos a plazo fijo representan una opción interesante. Te ofrecen un retorno seguro y una tasa de interés que puede llegar hasta el 6% u 8%, dependiendo de la entidad que elijas. Lo único que debes tener en cuenta es que al abrir uno de estos, te comprometes a no retirar el dinero depositado hasta que se cumpla el plazo pactado. Este plazo puede ser de meses o de un año, a más. Sin embargo, los plazos cortos tienen una tasa menor que los plazos más largos.

>>>>Encuentra el depósito a plazo para tu grati<<<<

Otro de los puntos fuertes es que, al no poder retirar el dinero, te sentirás menos tentado a usarlo y podrás planear con cuidado qué hacer con él una vez que se cumpla el plazo y llegue el momento de tenerlo en tus manos. Es por eso que representa una alternativa atractiva para quienes les cuesta mucho ahorrar.

¡Recuerda! La grati la pagan dos veces al año, por lo que vale la pena que tomes unos momentos para asegurarte de decidir correctamente y así sacarle el máximo provecho.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios