¿Qué pasará con las tasas de interés frente al año electoral y la recesión en EE.UU.?

El fortalecimiento del sol peruano frente al dólar requiere que veamos el comportamiento de las entidades bancarias de cara a un aumento en su tasas
¿Qué pasará con las tasas de interés frente al año electoral y la recesión en EE.UU.?

Veamos: la crisis de la deuda europea no augura un buen desenlace, la amenaza de una segunda recesión en EE.UU. es creciente (los dos mercados más grandes del planeta seguirán inmóviles y sin demandar gran cosa), las principales economías emergentes seguirán creciendo e importando materias primas y exportando algún capital. En el Perú tendremos elecciones el próximo año, lo que siempre genera algunos saltos en el mercado cambiario y de tasas de interés. Además, el BCR está elevando las tasas de interés (como hizo la semana pasada llevándola a 3%) y las tasas de encaje y es probable que lo siga haciendo en los próximos meses.

Conversamos entonces con seis gerentes generales de bancos, pues, si alguien sabe de tasas, son quienes se ganan la vida cobrándolas.

¿SUBEN MÁS?
Las recientes alzas de la tasa de interés de referencia y de los encajes en dólares y soles por parte del BCR han impactado en el costo del dinero para determinados sectores.

Para el vicepresidente ejecutivo de mercados de capitales de Interbank, Gino Bernasconi, “los segmentos más afectados son el corporativo y empresas en razón de que el nuevo encaje no les permite acceder a los costos de fondeo internacional en moneda extranjera y el aumento en la tasa de referencia en soles se traslada al costo del crédito”.

Aun así, el gerente general adjunto del BBVA, José Goldszmith, piensa que, en el corto plazo (no más de un año), es una buena idea para las empresas fondearse en dólares pero que, para plazos más largos, y por regla general, es mejor “calzar pasivos y activos en moneda y plazo”. Traducción: endéudese en la misma moneda en la que están denominados sus ingresos y considerando si dispondrá del dinero para pagar oportunamente.

De otro modo, como explica el vicepresidente senior de banca empresa del Scotiabank, Hubert de la Feld, “si se endeuda en dólares pensando que el sol se apreciará, lo que está haciendo, en realidad, son dos cosas: endeudándose y especulando en el mercado cambiario (…) lo que genera un riesgo adicional no recomendable para las empresas ni para las personas”. Con él coinciden el resto de entrevistados. Pero, hay que tener en cuenta lo que señala el gerente general del BCP, Walter Bayly: “Por un momento fue más rentable prepagar los créditos en soles y endeudarse en dólares a 90 días, porque había más de 250 puntos básicos de diferencia”.

¿Y qué pasa con los créditos más ‘modestos’ como aquellos para las microempresas y los de consumo? Pues la mejora en la percepción de riesgo que se está produciendo en muchos segmentos “ayuda a compensar el mayor costo del dinero”, opina De la Feld. Eso y la abundancia de liquidez en el sistema financiero deberían más que compensar cualquier efecto al alza que la tasa de interés de referencia pudiera tener sobre ellas.

El gerente general de Mibanco, Rafael Llosa, afirma de plano que el dinero ya no es caro en el Perú y que “las mypes tienen tasas muy razonables y con fuerte tendencia a seguir reduciéndose”.

El gerente general del Banco Financiero, Esteban Hurtado, comparte la idea: “El efecto que pueda tener (el alza de la tasa del BCR) sobre los créditos de consumo y mypes no va a ser significativo, por los niveles de liquidez actuales”. En concreto, las tasas más menudas no deberían subir porque hay dinero.

Por eso, Llosa piensa que sería mejor endeudarse ahora que después (si es que debe hacerse), mientras que Bayly considera que la competencia es tan fuerte en esos sectores, que “incrementos bajos en el costo de los fondos no serán trasladados a los clientes, sino asumidos por los bancos como reducción al margen”.

¿DOBLE CAÍDA?
¿Cómo afectaría al acceso al crédito y su costo en el Perú una recaída de la economía de EE.UU. [para el JP Morgan esa posibilidad tiene un nada despreciable 35% de posibilidades de ocurrir]?

Hurtado, del Financiero, cree que no habrá impacto en cuanto al flujo de capitales de fuera y, por lo tanto, el costo del crédito no será afectado. Para Goldszmith del BBVA, por otro lado, este sí podría encarecerse ligeramente, producto de un incremento global de la incertidumbre que eleve la percepción de riesgo: si sube el riesgo-país, el costo del crédito en su conjunto habrá de elevarse.

De la Feld, del Scotiabank, sostiene que “solo una crisis que afecte significativamente los precios de los metales podría constituir el riesgo de desalentar el ingreso de flujo de capitales”, lo que limitaría la liquidez, “pero no esperamos que suceda”. Bayly opina que, al contrario, el Perú es una de las alternativas de inversión más atractivas en un escenario de incertidumbre, lo que debería mantener el flujo de liquidez. Además, para Bayly, en el peor de los casos, “solo el fondeo en dólares se vería afectado”.

¿Y LOS DEPÓSITOS?
Tasas de interés pasivas
Según todos los entrevistados, las tasas de interés pasivas (las que se pagan por los depósitos) reaccionan mucho más despacio que las activas. Para Rafael Llosa, además, la disponibilidad de liquidez en el sistema (evidenciada en parte porque no hay promociones de licuadoras como premio para hacer depósitos) ralentizará aun más el proceso. En otras palabras, las tasas bajas en la cuentas de ahorro tienen para rato.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.