3 ventajas de adquirir un seguro oncológico antes de los 30 años

Actualizado el 14 de Abril 2018
Los seguros contra el cáncer son de esos productos que mientras antes los adquieras, mejor, y te explicamos por qué.
3 ventajas de adquirir un seguro oncológico antes de los 30 años

Como ya lo hemos dicho muchas veces, el cáncer no reconoce edad, sexo ni condición social. Afecta tanto a adultos como niños y puede atacar cualquier parte de tu cuerpo. Sin embargo, a pesar de saberlo, todavía son muchas las personas que no buscan prevenir la posible aparición de esta enfermedad y no adquieren un seguro oncológico.

En el caso de los jóvenes, una de las excusas más conocidas es que aún no necesitan preocuparse de eso por encontrarse en plena juventud. Pero lo cierto es que el cáncer se presenta tanto en personas mayores como en niños y jóvenes, y por eso, la adquisición de un seguro oncológico es igual de importante a cualquier edad.

Lista de Productos Sugeridos

Productos Recomendados:

Préstamos Personales

Banco de Credito del Peru

Crédito Personal Efectivo

desde 36.00% TEA

Monto: S/ 200 a S/ 250,000
Plazo: 1 meses a 60 meses

Banco BBVA S.A.

Préstamo Libre Disponibilidad

desde 10.50% TEA

Monto: S/ 1,000 a más
Plazo: 6 meses a 60 meses

Interbank

Préstamo Efectivo

desde 14.00% TEA

Monto: S/ 3,000 a S/ 100,000
Plazo: 3 meses a 60 meses

Aplican condiciones según las especificaciones de cada producto

Si eres de los que pensaba que no hay ninguna ventaja en adquirir este producto cuando apenas iniciaste tu vida laboral, te dejamos tres puntos clave para que cambies de opinión:

1. Es más barato

Mientras mayor seas, más posibilidades tienes de desarrollar los tipos de cáncer más comunes, pues tu salud estará más deteriorada, es por eso que siendo menor de 30 años puedes encontrar precios preferentes, que equivalen a lo que gastarías en una cena fuera de casa.

2. Puedes acceder a los chequeos preventivos cuanto antes

Una vez que adquieres el seguro, solo debes esperar a la primera renovación (un año después) para poder acceder a los exámenes preventivos, en los cuales evaluarán si hay algo sospechoso que podría desencadenar la enfermedad.

3. Te acostumbras a pagar por él antes de tener familia

El pago de un seguro requiere disciplina, y si te acostumbras a realizar ese pago mientras aún eres soltero, será mucho más fácil que lo sigas realizando en caso llegues a formar una familia o si tomas la decisión de encargarte de tus padres. Un seguro contra el cáncer no tiene por qué ser sinónimo de gastos que acaben con tu presupuesto.

El secreto está en comparar las alternativas y elegir la que más se acomode a tus ingresos. Para eso, puedes utilizar el comparador de seguros oncológicos de Comparabien.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.