La cuota inicial de tu casa propia

Enviado el Jue, 11/12/2014 - 11:53
La cuota inicial para el sueño de la casa propia, es un buen punto de partida.
La cuota inicial de tu casa propia

Con el paso de los años, llegas a una edad donde surge la necesidad de independencia y por ende el sueño de la casa propia.
Por esta razón, hoy quiero compartir con ustedes algunos sencillos pero útiles consejos, que sin duda les ayudarán a cumplir ese objetivo. Sin embargo, debes tener muy presente que la paciencia, la constancia y la perseverancia, son vitales para lograr con éxito la meta planteada, en este caso ¡Ahorrar el dinero de la cuota inicial para adquirir ese depa o casa soñada!
¿Qué es la cuota inicial? La cuota inicial, es una porción del valor de un bien que paga el comprador del precio de la propiedad que deseas adquirir. Actualmente, el monto mínimo requerido para ejecutar un negocio de compra-venta, requiere la entrega del 20% del costo del inmueble. No obstante, todo dependerá del acuerdo surgido entre el propietario y el comprador y la entidad que financiará dicho bien.

Para ello, conseguir ese porcentaje de dinero no es fácil, razón suficiente para poner en práctica ciertas medidas que faciliten el proceso, pues comprar una vivienda que será tuya para toda la vida es el sueño de todos aquellos quienes desean independizarse o formar una familia.

¿Como puedes empezar?

1. Anota tus gastos diarios durante un mes, una vez que te des cuenta en qué gastas el dinero, puedes decidir qué cosas son necesarias y de cuáles puedes prescindir (recorta gastos). Ese café que te compras camino al trabajo o el agua mineral embotellada que sueles beber, pueden llegar a sumar una cantidad considerable al final del año, que te podrías haber ahorrado con un poco de planificación.
2. Luego del análisis realizado, fija un monto mensual de ahorro (mínimo debe ser el 10% de tus ingresos).
3. Abre una cuenta de ahorro que sea exclusivamente para la inicial de tu bien inmueble, es preferible una cuenta de ahorro programado en donde ganes una bonificación extra como premio a tu constancia y donde definas una fecha fija de ahorro, que debes colocar en tu presupuesto.
4. Una vez que llegaste a tus primeros 3,000 mil soles, abre una cuenta a plazo fijo para rentabilizar mejor esos ahorros a un plazo adecuado considerando la proyección que tienes luego de analizar la meta de ahorro (ojo, para conseguir la inicial, debe ser como mínimo con 2 años de anticipación).
5. Debes repetir el punto 4 cada vez que llegues a esos 3,000 soles, hasta llegar al monto necesario. (simula que cada 3,000 soles son equivalentes a 1,000 dólares).
6. Ahorra los ingresos extras como son las gratificaciones, mínimo debe ser el 50%.

El secreto para convertir el ahorro en un hábito es darte prioridad a ti. Esto no quiere decir que compres todo lo que te llama la atención, sino que te pagues a ti cada mes, al igual que pagas tus deudas habituales. ¿Cómo lo haces? Fíjate un monto fijo de “sueldo” que debe ser mínimo el 10% de tus ingresos. Ese pago emocional debe ser siempre tu monto de ahorro fijo mensual.

Recuerda, la paciencia, la constancia y el cumplir con el sueño de tu casa propia, son vitales para lograr con éxito el objetivo propuesto.¡Suerte y manos a la obra! La decisión está en ti.
--------------
Sigue a Verónica en twitter @VeroMinc o envíale un correo a vamq9@hotmail.com

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.