Guía completa para quienes buscan su primera tarjeta de crédito

Enviado por Equipo Comparabien el Dom, 01/09/2019 - 10:46
¿Te animaste a pedir tu primera tarjeta y no tienes ni idea de qué es la fecha de corte o la línea de crédito? Tranquilo, con estos tips, terminarás usándola como un profesional.

Las tarjetas de crédito están presentes en la vida de muchos peruanos desde que cumplen los dieciocho años. Muchos la han esperado con ansias y una vez que la obtienen, comienzan a utilizarla para todo, lo que termina en una experiencia negativa.

Si estás en búsqueda de tu primera tarjeta de crédito, lo ideal es que tengas claro cómo funciona y tomes en cuenta algunos consejos para darle un buen uso. De esta manera tu tarjeta cumplirá con su función más importante: ayudarte a construir un buen historial financiero. Y te mantendrás alejado de los problemas y de las deudas innecesarias. Para empezar a convertirte en un buen usuario, toma en cuenta esta guía:

1. Identifica los conceptos básicos
Apenas obtengas tu tarjeta de crédito o incluso antes, debes estar familiarizado con los conceptos básicos que te ayudarán a manejarla. Entre ellos, algunos de los más importantes son la fecha de corte, que se refiere al último día en que se cuentan los consumos para tu próxima facturación. También está la fecha de pago, como su nombre lo dice, el último día que tienes para cancelar tu cuota mensual. Además, línea de crédito, cobro por membresía, disposición de efectivo, entre otros.

Si aún no los conoces, no dejes de visitar nuestro glosario de tarjetas de crédito para principiantes.

2. Planifica tus compras de acuerdo con tu fecha de corte
Este es un punto básico que te ayudará a tener más tiempo para cancelar tus compras. Si acomodas tus gastos de acuerdo con tu fecha de corte, podrás gozar de hasta un mes y medio para cancelar el dinero gastado. Si el corte se realiza el 10 de cada mes y tu fecha de pago es el 17 de cada mes, sabes que, si programas una compra para el 11, tendrás muchos más días, permitiéndote hacer un mejor uso de tu dinero.

El consejo es que acomodes tus fechas en un calendario y las tengas presente antes de realizar algún gasto importante.

3. No utilices más del 30% de tu línea de crédito
Este suele ser un punto bastante debatible, pero lo cierto es que es importante demostrar a las entidades financieras que no dependes de tu tarjeta para financiar tu vida. Si normalmente gastas solo un 30% significa que tienes el control, pero si cada mes sobrepasas y estás a límite, utilizando un 70%, 80% o 90%, demuestras que tus ingresos no son suficientes y que estás en necesidad de usarla constantemente. Esto no es algo que aporte de manera positiva a tu perfil financiero.

4. Aprovecha los beneficios de tu tarjeta
La idea de tener una tarjeta de crédito es utilizarla principalmente para ganar algo más: acumular millas, obtener bonos, devoluciones de compras, descuentos, etc. Entonces, antes de acceder a un plástico, primero debes investigar cuáles son los beneficios que trae y, una vez que lo tienes, ¡usarlos! No significa que comprarás o gastarás sin motivo, solo por aprovecharlos, sino que cada vez que debas hacer un gasto, considerarás si los puntos o acumulados pueden ayudarte de alguna manera.

>>>>Encuentra tu tarjeta de crédito<<<<

5. Utiliza el pago automático para eliminar la membresía
Ten claro que todas las tarjetas solicitan una comisión por membresía, pero también te dan alguna posibilidad para eliminar ese cobro; por ejemplo, que consumas una cantidad determinada por mes o un promedio anual. Una forma de eliminar ese costo sin tener que gastar de más es afiliar tu tarjeta al pago automático de ciertos servicios que igual pagarás mes tras mes, como Netflix, Spotify, el pago de tu celular o el del teléfono fijo, cable o internet. De esta manera, no estarás gastando nada extra y eliminas el costo.

Por supuesto, debes comprobar que los montos acumulados sean los necesarios para eliminar el pago de la membresía.

6. Coloca un mínimo para usar tu tarjeta
Una de las razones por las que muchos caen en deudas con sus plásticos es porque terminan utilizándolos para todo, incluso compras mínimas. Entonces, una herramienta ideal es que coloques un monto límite para utilizar tu tarjeta, por ejemplo, no la usarás a menos que la cantidad a pagar sea superior a 50 soles. A partir de ahí, estarás permitido a usarla. Si te parece mucho, puedes redondearlo a 30 o 40, o la cantidad que desees, pero la idea es que seas consciente de que ese dinero igual tendrás que devolverlo, y a veces, utilizar el efectivo es lo que más nos ayuda a ver cómo se afecta nuestro presupuesto.

Utiliza estos consejos y si aún no decides qué tarjeta es para ti, no olvides comparar cada una de las opciones.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios