Las "incomprendidas" tarjetas de crédito (parte 1)

Enviado por Alfredo Ramírez el Lun, 20/12/2010 - 13:56
Conoce lo básico que debes saber sobre las tarjetas de crédito, sus beneficios y riesgos.

¡Cuánto nos quejamos de las tarjetas de crédito! Hasta he llegado a escuchar a alguien por ahí decir que "no se puede vivir con ellas o sin ellas". Más de uno ha escuchado historias de familiares o amigos que han tenido problemas para pagar tarjetas de crédito y muchas veces culpamos a las tarjetas por ese "regalito" de más que compramos.

Lo cierto es que muchos peruanos hemos aprendido tarde (muy tarde) a usar estos instrumentos, puesto que como recordarán, durante la década de los 80, debido a la limitación de créditos personales, era muy difícil acceder a estos productos. Pero hoy los tiempos han cambiado, el mercado se ha abierto y existen tarjetas para todos los gustos y sabores: tarjetas que te regalan puntos o millas, tarjetas para comprar en tiendas por departamentos, tarjetas de descuentos y hasta esa tarjeta que te da celulares o minutos libres. La variedad puede ser abrumadora y es muy importante estar informado de sus características y, en especial, de los costos que acarrean.

Los costos de una tarjeta de crédito dependen en gran medida de cómo las usamos: qué compramos, cómo compramos, cómo las pagamos, entre otros. Existen diversas modalidades para el uso de las tarjetas de crédito y es muy importante saber qué son y cómo usarlas:

Crédito Normal o Revolvente
Este es el crédito más usado por las tarjetas de crédito y es el que se aplica por defecto. A través de esta modalidad, lo que compres será descontado de la línea de crédito de tu tarjeta en una cuota. Quiere decir que luego de comprar, habrás adquirido la deuda por el valor del producto y cuando llegue fin de mes, tú decides cuánto quieres pagar. Las tarjetas de crédito se pagan de 3 modos:

  • Pago Mínimo. Lo mínimo que puedes pagar en el mes, pero hará que tu deuda se pague en muchas cuotas (varios años)
  • Pago Total. Toda la deuda, si eliges esta opción, a fin de mes no deberás nada.
  • Pago Parcial. Tú decides cuánto pagar, más que el mínimo y menos que el total. Lo que no pagues, seguirá como deuda hasta el próximo mes.

Crédito en Cuotas
Por este medio, tú eliges en cuántas cuotas quieres pagar tu compra. Cuando te toque pagar tu tarjeta, el valor de la cuota se incluirá a tu cuenta. Cabe mencionar que puedes decidir, dentro de un mes, combinar tus compras en cuotas o revolventes.

Disposición de Efectivo
"Sacar plata de la tarjeta". Tú retiras a través de un cajero dinero en efectivo que después entra a tu deuda. El problema de esta modalidad de financiamiento es que el costo (tasa de interés) es bastante elevado. Mucho cuidado al usar esta "ventaja", úsala solo como último recurso frente una emergencia.

Traslado de Deuda
Si quieres cambiar de tarjeta, el banco nuevo puede trasladar la deuda desde tu tarjeta anterior, de modo que en vez de deberle a dos bancos, sólo le debas a uno. Normalmente el costo de este traslado es beneficioso (menor al de la tarjeta anterior)

CONCLUSIÓN
Las tarjetas de crédito son productos financieros bastante útiles y convenientes; sin embargo, entender cómo funcionan y cómo usarlas es una tarea bastante compleja. La principal recomendación es estar bien informado. Una adecuada información te ayudará a tomar buenas decisiones, tanto al momento de la compra como al pagar tu tarjeta y también, si quieres adquirir una o cambiar por otro banco. Recuerda que en Comparabien.com puedes encontrar toda la información del mercado para que tomes la mejor decisión y encuentres los productos que más te convienen. Piénsalo, quizás puedes ahorrarte dinero al cambiar de una tarjeta a otra.

En próximas entradas a este blog estaremos presentando mas consejos sobre cómo usar las tarjetas de crédito, ¡sigue conectado!

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios