Independencia Financiera

Enviado por Andrés Gutierrez el Vie, 06/09/2013 - 14:47

Cuando se trata de invertir dinero, tenemos que fijar la mirada a donde queremos llegar. Es como en el fútbol. Tiene que correr hacia donde vaya el balón. No mande el pase a donde estaba, porque ya arranqué, póngalo enfrente, hacia donde voy. Cuando maneja es igual, si pone la mirada al retrovisor y no al volante, llegará al hospital pero en calidad de paciente y no de visitante. Lo mismo cuando anda arando, tiene que tener la mirada en el horizonte para que las líneas salgan derechas. Con su dinero pasa lo mismo. Si tiene la mirada en el piso, siempre va a estar perdido, sobreviviendo de cheque a cheque. Es difícil ganar cuando anda preocupado por pagar la luz o sobrevivir un mes más. Hay que levantar la mirada al horizonte para alcanzar la independencia financiera.

Cuando decide levantar su mirada, cambia su actitud. ¡Cambian sus hábitos! Es más fácil hacer cambios porque, en lugar de ser sacrificios, se vuelven el medio para llegar a donde quiera ir. Es como subir una montaña en bicicleta. Yo me acuerdo lo difícil que era subir. Salía con todo el impulso pero no llegaba ni a la mitad, y allí era donde empezaba el “zigzag”.

Hay amigos que ni siquiera lo intentaron; ellos todavía están abajo diciéndole, “Somos Latinos, no trates de salir adelante, no vale la pena, es mucho esfuerzo, no lo vas a lograr.” Pero usted sabe que la vida buena está del otro lado de la montaña. Que después de la cima viene la bajada, donde ya no tiene que pedalear, sino sólo disfrutar cómo le pega el aire en la cara y hasta se le salen unas lagrimitas del vuelo y de la emoción.

Cuando se trata del dinero, también hay una cima. Usted tiene que pedalear, correr, sudar, trabajar duro y, a veces, tiene que descansar. Pero cuando llega a la cima, ahí es cuando su dinero trabaja más duro que usted. Puede dejar de trabajar porque su dinero produce lo que usted producía y hasta más. Eso es independencia, es paz, es lo que cambia el futuro de las generaciones que vienen. Eso es vivir como ningún otro para, luego, vivir como ningún otro.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios