Soy un millennial peruano, ¿cómo puedo ahorrar? 4 tips clave

Enviado por Equipo Comparabien el Vie, 18/01/2019 - 13:57
El 45% de los millennials peruanos no ahorra y la mayoría tiene ingresos medios a bajos. ¿Es posible empezar a ahorrar en este panorama? Con estos tips, sí podrás.

Mientras más convencido estés de que es posible ahorrar, sea cual sea tu situación, más probabilidades tienes de superar una crisis económica o las conocidas épocas de “las vacas flacas”. La etapa ideal para empezar a ahorrar es ‘lo antes posible’. Muchos jóvenes piensan que mientras estudian es imposible guardar dinero pues no tienen los suficientes ingresos. Esa forma de pensar continúa al obtener el primer trabajo, pues consideran que les pagan muy poco, y si no hay ningún cambio, las excusas seguirán y te impedirán tener un fondo de emergencia y alcanzar ciertas metas.

Es cierto que solicitar préstamos o usar tu tarjeta de crédito no es algo malo, pero de ninguna manera reemplazan el papel que el ahorro debe tener en tu vida, pues es fundamental para cada persona tener una buena cultura financiera y generar un fondo personal.

Siendo millennial, es decir, habiendo nacido entre 1982 y 1994, la tecnología está de tu lado, pero no solo eso, sino que hay algunos puntos clave que también te serán de ayuda en esta tarea aparentemente titánica:

1. Evalúa y limita tus gastos
El primer paso es evaluar cuánto dinero recibes mensualmente y cuánto gastas. ¿Estás llevando un estilo de vida que no corresponde con la cantidad de ingresos que tienes? Esa es la pregunta en la que muchos quedan atrapados. Lo ideal es que hagas una lista de todo, compruebes en qué gastas más y empieces a ver la forma de reducirlo.

2. Olvídate de las marcas
Un café en Starbucks cada dos días, almorzar en un conocido restaurante dos veces por semana, ir a bailar a cierta discoteca, etc. Un punto muy importante es cambiar marcas más caras por otras más baratas. Aunque no lo creas, en esos pequeños cambios puedes generar una cantidad importante de ahorro. En cuanto a tus hábitos, lo mejor que puedes hacer es limitar la cantidad de veces: Cambia ese café por uno más barato y hazlo solo una vez a la semana, come en casa o lleva tu almuerzo, etc.

3. Cambia algunos servicios
Cambia la membresía de gimnasio por salir a correr al parque o entrenamientos en grupo, el plan de celular que trae 20GB y que nunca terminas de usar, por uno más cómodo y que realmente utilices; compartir el plan de Netflix con otras personas, etc.

4. Haz un ‘mes de prueba’ y dale prioridad
Con los cálculos hechos, al recibir tus ingresos, destina una cantidad determinada para el ahorro y antes de empezar a pagar y gastar, guarda ese dinero en una cuenta independiente del banco, preferiblemente una que sea solo para tus ahorros, pues esas no te cobran mantenimiento y tu dinero estará seguro. Lo ideal es que como mínimo, ahorres un 10% de lo que recibes. Antes de escandalizarte, realiza un mes de prueba.

Al final del mes, evalúa si fue muy complicado hacer esos recortes. Recuerda, no tienes que cambiarlo todo, basta con hacer un “balance”. El ahorro es posible, pero es necesario poner de tu parte.

Un punto que no debes olvidar, es que tu dinero puede comenzar a crecer si eliges la entidad financiera adecuada para depositarlo. Compara las alternativas, ya que los bancos no son los únicos y así podrás ganar intereses mes a mes.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios