Toma mejores decisiones de inversión

Enviado por Finanzas Perso… el Lun, 02/01/2012 - 10:28
Toma mejores decisiones de inversión

No deja de sorprenderme cuando me topo con una persona que me confiesa haber tomado la decisión de ahorrar o invertir su dinero de una determinada manera “porque me lo recomendaron”. Para mí, no tiene sentido arriesgar nuestro dinero, que seguramente nos ha costado mucho trabajo y sacrificio ahorrar, en un producto del cual solamente sabemos que otras personas apostaron por él.

Una decisión de inversión es bastante delicada y puede tener consecuencias profundas en nuestras vidas. Por lo tanto, tomar el camino equivocado puede ser nefasto, alejándonos de alcanzar los objetivos financieros que nos hemos trazado. Afortunadamente, evitarlo está en nuestras manos y depende solamente de nosotros mismos el tomar la decisión correcta o equivocada.

Esto no significa que no debemos de escuchar a otras personas y sus recomendaciones. De hecho, nuestro entorno (especialmente quienes conocen un poco más que nosotros sobre productos financieros) puede ser una valiosa fuente de información y ayudarnos a tomar decisiones más acertadas en este sentido.

Pero es importante evitar seguir ciegamente esas recomendaciones, pues el producto ideal de una persona no necesariamente es adecuado para otra. Por eso puede resultar útil cuestionar ciertos aspectos del producto en cuestión para definir si resulta conveniente para nosotros o no:

  1. ¿Entiendo el producto? Algunos productos son transparentes y fáciles de entender. Pero así como nos podemos encontrar con ellos, también nos podemos topar con productos que son simplemente demasiado sofisticados para nosotros y que no terminamos de entender. Es normal. No cometas el típico error de invertir en algo sin saber en qué te estás metiendo.
  2. ¿Ofrece la combinación de riesgo y rentabilidad apropiada para mí? Algunas personas prefieren que su dinero crezca lento, pero seguro; otros buscan altos retornos y están dispuestos a asumir riesgos elevados. Entiende tu nivel de tolerancia al riesgo y no inviertas en productos que te lleven más allá de tu zona de comodidad. Puedes pasar un mal rato.
  3. ¿El plazo de la inversión es apropiado? Hay productos en los que invertimos y podemos tener acceso inmediato a nuestro dinero, pero hay otros que nos restringen el acceso a nuestro capital por un plazo pre-establecido o que nos penalizan si es que decidimos salir anticipadamente. Invierte sabiendo a qué tipo de condiciones te enfrentas y cuándo vas a necesitar ese dinero.
  4. ¿Cumple tus objetivos de diversificación? Recuerda que no es una buena idea concentrar tu patrimonio (también conocido como “poner todos los huevos en la misma canasta”) y que siempre es recomendable diversificar. Evalúa si este producto no te exige comprometer una parte muy significativa de tu patrimonio y te permite cumplir con tus objetivos de diversificación.
  5. ¿Quién está detrás del producto? La confianza es pieza clave de los productos financieros. Por eso, es importante conocer cuál es la institución que respalda el producto y qué tipo de condiciones y garantías ofrece para estar al tanto de los riesgos que enfrentamos.

A fin de cuentas, lo que importa es que las inversiones que hagamos cumplan un objetivo de generación de riqueza y que no se conviertan en una nueva fuente de angustias y de incertidumbre. Si ya estás ahorrando o invirtiendo y quieres ver tu patrimonio crecer, no seas víctima de la ingenuidad y no te dejes seducir por el producto “de moda”. Es muy probable que éste no sea adecuado para tu situación y que termine perjudicando tu posición financiera.

En este caso, la información es vital. No solamente te ofrecerá tranquilidad, sino también te permitirá tomar las mejores decisiones de cara al cumplimiento de tus objetivos financieros.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios