3 formas de detectar que una compra de deuda le salió mal

Enviado por Equipo Comparabien el Lun, 16/05/2016 - 11:57
Cuando no todo resulta ser el cuento de hadas financiero que creíamos y nos damos cuenta que ahora estamos en una deuda mayor.
3 formas de detectar que una compra de deuda le salió mal

Resulta que tenía una deuda con un banco y le ofrecieron comprarla a un menor precio y además, le ofrecieron darle algo de efectivo junto con esa compra. Ya sabe, para uno que otro gasto urgente que pueda tener. Además de eso, le ofrecieron muchos beneficios.

Hasta ese momento todo sonaba de maravilla, así que decidió aceptar, pero luego terminó preguntándose si en realidad se trataba de una buena decisión. Recuerde, no todo lo que brilla es oro y en el mundo financiero, no todo lo que suena “increíblemente bueno”, lo es. Si cree que se podría estar a punto de elegir una mala compra de deuda, estas son las formas de detectarlo:

1. Su cuota mensual es más elevada:
Si luego de hacer los cálculos le dicen que la cuota que tendrá que pagar es mayor a la que paga actualmente, hay que tener cuidado. Una de las razones para aceptar una compra de deuda –la principal, se podría decir- es que le ofrezcan una tasa de interés más baja que su banco anterior, lo que hará que termine pagando menos. Eso debería traducirse en cuotas menores.

2. El plazo para cancelar el crédito es mucho mayor al anterior:
Si le faltaba un año para cancelar la deuda y le ofrecen una compra con una menor tasa a cinco años, ¡abra bien los ojos! Recuerde, a mayor tiempo para pagar el crédito, más intereses tendrá que pagar, por más que sea una tasa pequeña. Lo ideal es un plazo medio que no sea tan diferente del que ya tenía.

3. La tarjeta que le dieron tiene un costo de renovación altísimo:
La mayoría de veces, la compra de deuda viene en forma de una tarjeta de crédito, por lo que debe averiguar cuáles son las condiciones de la nueva tarjeta, entre ellas, el costo de renovación.

Claro que le conviene unificar sus deudas y venderlas al mejor postor, pero el truco es justamente ese, elegir el mejor postor, es decir, aquella institución que le ofrezca las mejores tasas y beneficios. La recomendación es comparar las diferentes opciones utilizando comparadores web como el de Comparabien (tarjeta de crédito, opción: compra de deuda).

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.