Aprovechemos la “Grati” mejorando nuestras finanzas

Enviado por Enrique Diaz el Mar, 19/07/2011 - 13:46
Aprovechemos la “Grati” mejorando nuestras finanzas

Julio es un mes especial para los peruanos, no solo porque implica unos días de descanso durante el aniversario patrios, sino también porque para muchos implica la llegada de la ansiada gratificación. Tal es caso de Rodrigo, un joven representante de ventas en una conocida institución financiera, quien no ve la hora de recibir su “Grati”.

¿Qué hacer con la gratificación, se pregunta Rodrigo?, diversas opciones discurren por su mente: viajar, renovar su televisor, comprarse ropa, o de repente incluso ahorrar para juntar mas y apuntar a una compra mayor. Para añadir presión, Rodrigo recibe diversos encartes y folletos que le ofrecen atractivas ofertas de consumo. Mientras lo piensa, Rodrigo ha compartido sus dudas con amigos e incluso su familia.

En este ejercicio surgieron diversas posiciones propias de la mentalidad de cada miembro de la familia. Por ejemplo su mamá, siempre priorizando la seguridad y confiablidad, le sugirió ahorrar en un Banco; en cambio su papá, un poco más ávido de hacer a su dinero más productivo, le aconsejo que lo invierta en un negocio. Su hermano no se quedó atrás y le aconsejo que compre una nueva consola de videojuegos de última generación que estaba en oferta. En conjunto ello hizo que nuestro amigo Rodrigo saliese con más dudas que certezas. “Ciertamente no es sencillo establecer cuál es la mejor manera para usar nuestro dinero”, concluyó Rodrigo.

Recibir la “Grati” nos brinde una excelente oportunidad de ordenarnos financieramente y proyectarnos mejor hacia el futuro. Aprender a administrar bien nuestro dinero es una de las actividades más importantes en nuestra vida. En nuestro día a día todos aprendemos mediante el ensayo y el error, y equivocaciones nos van costando dinero. Experiencias acumuladas (ver www.mcifperu.com) nos permiten ofrecer algunos consejos respecto a cómo destinar la “Grati” o la mayor parte de ella:

  1. Saldar la mayor proporción posible de sus deudas más significativas.
  2. Por ejemplo el año pasado el compró con su tarjeta de crédito un nuevo televisor para poder ver el último mundial a todo gusto, el cual aún no termina de pagar. La idea es clara: “Entre más tardemos en saldar los préstamos que hemos recibido, mayores serán los intereses que habremos de pagar”.

  3. Hay que guardar pan para Mayo.
  4. En el transcurso del año habitualmente se experimentan meses de holgura y meses en los que deberemos ser un tanto más austeros. Por lo que es financieramente más saludable solventar los gastos adicionales propios de ciertos meses (como la escolaridad en Marzo) con ahorros en lugar de contraer deudas.

  5. Establecer un fondo de seguridad.
  6. La vida siempre nos depara imprevistos, como por ejemplo enfermedades, accidentes y demás contingencias que pudiesen surgir. Por lo que siempre será deseable disponer de recursos que nos permitan solventarlos en caso se presente alguno. Al igual que en el punto anterior es importante que tengamos presente que siempre es mejor afrontar nuestros gastos con nuestro propio dinero, en lugar del que otros nos puedan prestar.

Estas decisiones se adoptan recordando que El dinero es un medio, más no un fin. Nuestro objetivo en la vida no debe ser la acumulación de dinero. En su lugar debemos notar que el dinero es un medio a través del cual podemos obtener todas aquellas cosas que nos generen bienestar, como una vivienda, un auto, y demás comodidades. En tal sentido una vez que hemos puesto todas nuestras cuentas en orden podemos identificar cuánto podemos gastar sin que tengamos que someternos a potenciales problemas.

Los consejos para Rodrigo serán igualmente válidos para toda persona que desee “sacarle el jugo” al dinerito extra que recibirá este mes. En todo caso estimado lector, ahora “la pelota está en su cancha” y puede tomar la decisión correcta. ¡Atrévase a mejorar su condición Financiera!

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.