¡Te rechazaron! Si te negaron un préstamo personal, te enseñamos a recuperarte

Enviado por Equipo Comparabien el Dom, 18/08/2019 - 09:30
Que te nieguen un crédito no es el fin del mundo, por el contrario, son muchas las personas que han afrontado esta situación en alguna etapa de sus vidas. Lo importante es saber qué hacer al respecto.

Solicitar un préstamo es fácil, pero no es 100% seguro que el banco o la entidad financiera a la que recurres te diga que sí. Una gran parte tendrá que ver con tu perfil: tus ingresos, tus deudas, tu comportamiento financiero, entre otros puntos, y también con el monto que estés solicitando así como los documentos que hayas presentado y cómo lo sustentaste.
 
Si, a fin de cuentas, la respuesta termina siendo que no, es normal sentirse desanimado y querer mandar todo al tacho. Total, si ya te dijeron que no, ¿tiene sentido seguir intentando con el mismo banco o con algún otro? También es válido enojarse, ya que la negación del préstamo significa que no podrás cumplir la meta que buscabas, ya sea pagar un viaje, tomar unas vacaciones, pagar tus estudios, entre otros.
 
Pero más que tomar esto como una excusa para tirar la toalla, es mejor mirarlo como una nueva motivación para corregir ciertos aspectos de tu vida financiera y volverlo a intentar. Con algunos cambios, la próxima vez que lo solicites, definitivamente te irá mejor.
 
Entonces, ¿qué debes hacer? ¡Saca lápiz y papel y toma nota de estos tips!

1. Pide una razón:
Si te negaron el crédito, puedes consultar al asesor que te atendió cuáles fueron las razones para la negativa. Esto te dará luces para ver cuáles son los pequeños cambios que puedes implementar. Incluso, algunas entidades te envían un correo electrónico o un documento donde se explica el porqué del rechazo. Normalmente, es común que los préstamos sean denegados cuando sobrepasan la capacidad de pago de la persona o cuando no se demuestra tener los ingresos necesarios para pagarlo.

2. Reduce tus deudas:
Si tienes varias tarjetas de crédito activas y uno o más préstamos por pagar, no serás bien visto ante las entidades financieras, pues tu exposición al riesgo es muy alta. Aún si tus ingresos son muy altos, tener tantas deudas muestra que no estás administrando bien tu efectivo.

Entonces, algo que puedes hacer es eliminar algunas tarjetas o enfocarte en cancelar el préstamo que tienes activo. Una vez que tu exposición al riesgo se reduce, tendrás más posibilidades de que el préstamo sea aprobado.

3. Revisa tu reporte de crédito:
Puedes solicitar este reporte a alguna central de crédito como Infocorp. La idea es que verifiques el estado de tu historial crediticio, para ver si estás calificado como un cliente riesgoso o no. Este es un punto muy importante al momento de solicitar financiamiento. Esto también servirá para revisar si todos los pagos realizados fueron registrados de manera correcta o si se presenta alguna deuda que no reconozcas y que pueda perjudicarte.

4. Construye tu historial:
Si no te has relacionado nunca con el crédito, nunca has tenido una tarjeta de crédito o solicitado un préstamo antes, es normal que haya incertidumbre por parte de las entidades financieras, ya que no saben si eres un buen o mal pagador y sigues representando un riesgo. ¿Qué puedes hacer? Uno de los pasos más fáciles es adquirir una tarjeta de crédito. No significa que te endeudarás, más bien, el objetivo es utilizarla para realizar ciertas compras que realizarías en efectivo y pagarla a tiempo, de manera que empiezas a demostrar tus buenos hábitos financieros.

5. Aumenta tus ingresos:
Algo que también funciona es buscar fuentes alternativas de ingreso, para que así tengas una mayor capacidad de pago.

6. Revisa el monto que estás solicitando:
Si estás pidiendo más dinero del que puedes pagar, es una de las razones por las que podrían haberte negado el préstamo. Entonces, lo ideal es que analices si esa cantidad es la que realmente necesitas y de acuerdo con eso, hagas tus cálculos para ver si puedes reducir el monto. Adicionalmente, será muy útil que conozcas cuál es tu capacidad de pago. ¿Cómo saberlo? Suma todos tus ingresos y luego réstale todos los pagos que debes hacer. El dinero restante, que está “libre” es el que representa lo que podrías destinar a cancelar el préstamo mensualmente.

Finalmente, busca tener todos los documentos en orden para que no haya ningún inconveniente al presentarlos y quien revise tu solicitud encuentre todo lo que necesita, sin excepciones. Mientras más clara esté la información, más rápido se podrá gestionar.

>>>> Ya puedes saber si tienes un préstamo pre aprobado<<<<

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios