Los seguros – la parte más olvidada del plan financiero

Enviado el Jue, 09/06/2011 - 10:31
Los seguros – la parte más olvidada del plan financiero

Es usual encontrarnos con gente que habla abiertamente de ciertos aspectos de sus finanzas. Normalmente, las conversaciones abordan temas como inversiones, acciones, ahorros, generación de ingresos y varios otros que son parte importante de cualquier plan financiero y sobre los cuales es “divertido” hablar (o jactarse).
Pero hay muchos otros aspectos del plan financiero que tienen igual importancia que los ya mencionados y que son obviados o puestos en un segundo plano. Uno de ellos: los seguros.

Un seguro es un producto financiero que cumple un papel fundamental: nos ayuda a superar los momentos difíciles que nos toque afrontar. Hacemos énfasis en “ayuda” porque un seguro no soluciona el problema ni lo evita, sino más bien entra en acción cuando éste se desencadenó y trata de minimizar el impacto financiero de dicha situación.

Los seguros están ahí para protegernos desde situaciones cotidianas hasta los eventos más duros que nos podría tocar vivir. De esta forma, tenemos opción de cubrirnos ante la posibilidad de ocurrencia de eventos tan sencillos como una llanta baja hasta situaciones tan complejas como el tratamiento por una enfermedad que nos ponga en riesgo de muerte, evitando desgastar nuestro patrimonio y dejarnos en una situación financiera vulnerable.

Este tipo de producto no solamente nos permite afrontar gastos no contemplados como consecuencia de eventos de ocurrencia incierta, sino también nos permite llevar una vida más tranquila, dándonos tranquilidad con respecto a la estabilidad de nuestro patrimonio y seguridad financiera futura.

Lamentablemente, sin el respaldo de un seguro, podríamos perderlo todo si tenemos que afrontar los costos de una enfermedad costosa (propia o de un familiar), si sufrimos un accidente que nos deja con alguna invalidez y que nos termina costando nuestro puesto de trabajo o si nuestra ciudad es golpeada por un desastre natural que nos haga perder nuestra casa o propiedad, para mencionar solo tres ejemplos.

Por estos motivos, los seguros son uno de los pilares fundamentales de todo plan financiero, ya que protegen lo que hemos construido con tanto esfuerzo. A fin de cuentas, si ya hemos decidido empezar a ahorrar e invertir buscando un mejor futuro para nosotros y nuestra familia, deberíamos de prestarle el mismo nivel de atención a proteger lo que hemos acumulado y mantenerlo fuera de riesgo.

La estrategia de protección que debemos elegir es tan única como cualquier otra parte del plan financiero de cada quien. Responderá exclusivamente a nuestras necesidades y objetivos puntuales. Es indispensable reconocer, entonces, qué coberturas son adecuadas para nosotros en este momento y cuánto tenemos que proteger. De esta forma sabremos que hemos elegido la mezcla de productos correcta y estaremos dispuestos a pagar las primas sin dudas o cuestionamientos. Sólo así podremos dormir tranquilos y sabremos que, ante escenarios de riesgo, nuestras finanzas no se verán afectadas.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.